Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

Carretera Málaga-Almería

El 7 de febrero de 1937, tropas sublevadas e italianas ocupan Málaga.

Era el desenlace de unas operaciones que se habían iniciado semanas antes, con el desembarco de miles de soldados italianos en Cádiz, y su distribución por varios puntos de las provincias de Sevilla, Málaga y Granada, a la espera de la orden final.

La entrada de las tropas hispanoitalianas coincide con el inicio de una huida civil masiva hacia la carretera que llevaba hasta Almería, reducto aún republicano.

Aquella evacuación desordenada de decenas de miles de personas, huyendo despavoridas sin contar con los medios de transporte y de subsistencia más básicos provocó un elevado número de muertes. Ya lo había anunciado Queipo de Llano cuando señalaba que un círculo de hierro los ahogaría, y que en Motril les esperaría un inevitable retorno.

La masacre de la carretera Málaga-Almería constituye un episodio imborrable de la Guerra Civil. El ataque de las tropas franquistas a la población malagueña que huía despavorida por la carretera hacia Almería marcó a sangre y fuego aquel doloroso episodio conocido como “La Desbandá”.

Los bombardeos de la aviación y de la marina rebeldes fueron la pesadilla de aquellos desplazados. Los cruceros ‘Canarias’, ‘Almirante Cervera’ y ‘Baleares se situaban tan cerca de la costa que la tripulación era visible desde la carretera. Los grupos buscaban cualquier tipo de refugio, pero los bombardeos sumían a la gente en un desconcierto absoluto.

Toda la prolija historiografía que ha generado este suceso coincide en señalar que fueron decenas de miles los que emprendieron esta huída, que en muchos casos ya había contado con los prolegómenos de un primer éxodo desde el interior de provincias como Cádiz, Sevilla y Málaga, desde la comarca de Campo de Gibraltar, o más tarde desde la provincia de Granada, y que se volcaron todas sobre el litoral. Las últimas investigaciones incluso elevan las cifras a casi 300.000 personas coincidentes en su huída, y con un destino muy dispar: la muerte por bombardeo, por ahogamiento o por inanición en la propia carretera, el retorno a sus lugares de origen –con el consiguiente inicio de su proceso represivo-, o la llegada a Almería, y hacia la zona levantina, para aquellos que tuvieron más éxito.

Todos, en todo caso, sufrieron los efectos devastadores de un camino del que han podido conocerse numerosas crónicas de la mano de sus testigos directos, de sus víctimas, o de los que intentaron ayudarlos de forma desesperada, como el médico canadiense Norman Bethune, que llegaría desde Barcelona en una ambulancia para salvar vidas de los malagueños en el invierno de 1937, tras la huida de la población civil ante el avance de las tropas franquistas.

Fuentes y Bibliografía

  • ARCAS, Fernando, Yo estaba allí, Sarriá, 2011.
  • BARRANQUERO TEXEIRA, Encarnación. Málaga entre la guerra y la posguerra. El franquismo. Málaga: Arguval, 1994.
  • BARRANQUERO TEXEIRA, Encarnación y PRIETO BORREGO, Lucía. Población y Guerra Civil en Málaga. Caída, Éxodo y Refugio. Diputación de Málaga. 2007.
  • BARRANQUERO TEXEIRA, Encarnación. El drama de la carretera Málaga – Almería. Andalucía en la historia. 2012, nº. 35, págs. 58-63. ISSN 1695-1956.
  • FERNÁNDEZ, Andrés y BRENES, Maribel, 1937, Éxodo Málaga almería, Nuevas fuentes de investigación, Artatispi, 2015.
  • MELERO, LUIS. La Desbandá. Rocabolsillo, 2008.
  • NADAL, Antonio. Guerra Civil en Málaga. Málaga: Arguval, 1984.