Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

Fosa común del cementerio viejo de Almonte (Huelva)

Las puertas del antiguo cementerio de Almonte, en Huelva, fue escenario de más de un centenar de fusilamientos.

La situación en el pueblo ya había sido dura desde los sucesos de 1932 en los que la corporación municipal republicana decidió retirar los azulejos de la imagen de la Virgen del Rocío del salón capitular tras constituirse España como Estado laico durante la Segunda República. Un episodio que señalaría a muchos en la posterior represión de 1936.

El 25 de julio de 1936 Almonte sería tomada por la columna Ramón de Carranza. Los falangistas esperaron en la carretera de Hinojos la llegada de los golpistas, que no encontraron ningún tipo de resistencia. La toma tuvo como resultado dos heridos en una breve refriega. Aquella misma noche, llegarían 25 mineros de Rociana a socorrer al pueblo con vehículos blindados. Fueron detenidos inmediatamente por las tropas sublevadas.

Más de cien personas fueron fusiladas, la mayoría de ellas en la zona conocida como Rompecoches, en aplicación del Bando de Guerra, permaneciendo aún la mayoría en fosas comunes. En la puerta de entrada del viejo cementerio se ubica una primera fosa a la derecha con fusilados procedentes de Hinojos, Huelva, La Palma, Bonares y Bollullos, en una clara estrategia de desarraigo de las víctimas de sus pueblos de origen.

Las historias narradas sobre estos años de posguerra en Almonte son estremecedoras, desde la precipitación del trabajo para los niños huérfanos, las coacciones de Falange, o las burlas de los soldados a vecinos que vivían en silencio la tragedia de un ser querido asesinado.

Fuentes y Bibliografía

  • ESPINOSA MAESTRE, Francisco. Guerra Civil en Huelva. Diputación de Huelva, 1996.