Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

Olas de calor

Consejos Generales

  • Durante los días de mucho calor, refréscate cada vez que lo necesites.
  • Bebe agua abundantemente y haz que niños y ancianos también lo hagan, aunque no tengan sed.
  • No tomes bebidas alcohólicas.
  • Protégete de la exposición directa al sol.
  • Evita la realización de esfuerzos físicos en las horas de más calor.
  • Protégete del calor evitando salidas, actividades o esfuerzos desacostumbrados, si es inevitable, hazlo con sombrillas u otros elementos de protección.
  • Permanece el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados.
  • Usa ropa clara, ligera y que deje transpirar.
  • Ten en cuenta que las altas temperaturas afectan especialmente a bebés, niños, ancianos y enfermos crónicos, préstales una atención especial.

En casa

  • Cierra las ventanas y cortinas de las fachadas expuestas al sol y ábrelas de noche, facilitando las corrientes de aire.
  • Mantén tus medicinas en lugar fresco, el calor puede alterar su composición y efecto.
  • Sigue una dieta ligera, preferentemente de frutas y legumbres. Evita las comidas calientes y copiosas.
  • Prepara los biberones en el momento de darlos.
  • Usa el aire acondicionado o en su defecto ventiladores, si no los tienes procura ir a lugares públicos con refrigeración.

En la calle

  • Si vas a salir a la calle, evita hacerlo en horas de calor extremas, desde el mediodía hasta el atardecer, procura estar a la sombra, lleva la cabeza protegida, usa ropa ligera de colores claros y lleva una botella de agua.
  • En los desplazamientos por carretera lleva agua abundante y sigue las recomendaciones de las autoridades y agentes del tráfico.
  • No te quedes ni dejes a nadie en el coche con las ventanas cerradas.
  • Evita las actividades deportivas y disminuye la actividad física en las horas de más calor.

Ante la exposición prolongada al sol

  • Evita la exposición prolongada al sol en las horas centrales del día (de 12 a 17 horas) o quedarse dormido al sol.
  • Protege adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol.
  • Utiliza productos de protección solar adecuados a su edad, tipo de piel y zona del cuerpo en la que se aplican. Estos protectores deberán aplicarse treinta minutos antes de exponerse al sol y renovarse cada dos horas y después de cada baño.
  • Protege especialmente a los niños y evita que los menores de 3 años estén expuestos al sol y no olvides que el riesgo de quemaduras se incrementa con la altura.
  • Si estás tomando medicación, comprueba que ésta no afecta a la sensibilidad a la radiación ultravioleta.

Para evitar problemas con la alimentación

  • Extrema las medidas de higiene, sobre todo el lavado frecuente de manos, así como una correcta limpieza de la cocina.
  • Consume alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente y, por tanto, que procedan de establecimientos autorizados.
  • No interrumpas la cadena del frío de los alimentos y no consumas aquellos que te infundan dudas o hayan estado expuestos al sol o altas temperaturas.
  • Ten especial precaución con los alimentos que contengan huevo. Guárdalos en la nevera, lava las cáscaras antes de su preparación y consúmelos en seguida.
  • Cocina suficientemente los alimentos para que no queden crudos y consúmelos inmediatamente después de ser cocinados.
  • Evita el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados.
  • Utiliza exclusivamente agua potable tanto para beber como para lavar o preparar los alimentos.

Recuerda:

  • Mantén la calma, corta cualquier situación de pánico, bulo o rumor y sigue las indicaciones de las autoridades y organismos competentes en el lugar o a través de los medios de comunicación y cuentas oficiales en redes sociales.
  • En caso de emergencia llama siempre a 1-1-2 estamos para ayudarte.