Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

Estrategia de Alzheimer de Andalucía

Se ha decidido elaborar una Estrategia Alzheimer para los próximos años que contenga los principales objetivos a alcanzar, las actuaciones y/o actividades a desarrollar y el sistema y/o metodología por el que se valorará su cumplimiento, todo ello fruto de la experiencia acumulada desde el Decreto de Apoyo a las Familias Andaluzas (137/2002) y del Convenio Marco de Colaboración entre las Consejerías de Salud, de Igualdad y Políticas Sociales y la ConFEAFA, que han dado soporte normativo al Plan Andaluz de Alzheimer.

Cabe destacar, que entre las seis líneas estratégicas que vertebran la Estrategia se contempla la atención integral de las personas afectadas y apoyo a las personas cuidadoras en todas las fases de la enfermedad; información, formación y asesoramiento a las personas afectadas, familias cuidadoras, asociaciones y profesionales implicados en la enfermedad de Alzheimer; sensibilización de la opinión pública, instituciones, entidades y medios de comunicación; promoción del voluntariado y fomento del asociacionismo; promoción e impulso de líneas de investigación y de intervención. Así como un capítulo dedicado a la evaluación. Tanto las actuaciones como la evaluación de la estrategia incorporan un periodo que comprende el bienio 20182019, punto de partida para las acciones a determinar en los años posteriores en el marco de los objetivos específicos de cada línea estratégica recogidos en la Estrategia de Alzheimer. Lo paradigmático del plan bienal previsto es que contempla acciones que desarrollará cada entidad, acciones que contemplan actuaciones en las que intervienen las tres entidades y acciones soportadas entre la Consejería de Salud y la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, Salud y ConFEAFA e Igualdad y Políticas Sociales y ConFEAFA.

La Enfermedad de Alzheimer es de causa desconocida y provoca un tipo de demencia degenerativa marcada por un deterioro progresivo e irreversible de las funciones cognitivas que ataca el cerebro y genera como consecuencias limitaciones de la memoria, el razonamiento y el comportamiento. Es la más común de las enfermedades causantes de demencia, convirtiéndose en la cuarta causa de mortalidad entre los adultos, después de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el ictus. A pesar de que afecta mayoritariamente a personas mayores de 65 años, existe un porcentaje de casos con aparición en edades cada vez más tempranas.

La compleja problemática relacionada con la demencia, que afecta a pacientes, cuidadoras y cuidadores, familias y a la sociedad en su conjunto, ha hecho necesaria una intervención desde una perspectiva multidisciplinar, que incluya distintos ámbitos de actuación y en la que participen de forma coordinada los agentes sociales y las administraciones públicas.

Ante esta realidad y con la intención de impulsar actuaciones y medidas encaminadas a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y las personas cuidadoras se desarrolló el Plan Andaluz de Alzheimer 2007-2010 y sus correspondientes adendas en los años sucesivos, que constituyó, por sí mismo, un hito dado que integró las actuaciones llevadas a cabo por las Consejerías de Salud, de Igualdad y Políticas Sociales y la Confederación Andaluza de Federaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias (ConFEAFA). Todo ello bajo los principios de universalidad, equidad, solidaridad y accesibilidad, que son compartidos tanto por el Sistema Sanitario Público como por el Sistema de Servicios Sociales de Andalucía, y que ahora se recogen en esta Estrategia.

Hasta llegar al presente documento han sido múltiples los pasos que desde el plano institucional, y tratando de incluir esta perspectiva, se han dado para alcanzar el grado de compromiso que una situación como ésta requiere, destacando el importante papel que a lo largo de todo este tiempo han tenido las Asociaciones de Familiares en Andalucía, organizados en nuestra comunidad autónoma a través de las 8 Federaciones Provinciales que forman ConFEAFA, siendo imprescindible el papel que cumplen en su tarea de divulgación, apoyo y sensibilización de esta enfermedad, así como su contacto directo con los pacientes y familiares, que las convierte en interlocutores idóneos para canalizar y orientar a las administraciones públicas acerca de cómo ofertar los servicios sociales y sanitarios cuya finalidad es satisfacer las necesidades de las personas afectas y cuidadoras.

La Estrategia que presentamos es un instrumento que ha sido posible gracias al esfuerzo y a las aportaciones realizadas durante todo el proceso de elaboración por parte de profesionales y personas expertas de diversos campos de conocimiento y actuación. El propósito perseguido es el bienestar de la ciudadanía, que constituye uno de los valores que la comunidad andaluza procura y prioriza a través de sus políticas sanitarias y sociales.

Descargar Estrategia

Plan Andaluz de Alzheimer

La necesidad de impulsar actuaciones y medidas encaminadas a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas de la enfermedad de Alzheimer, y sus familiares, se hace evidente al constatar que este problema de salud constituye actualmente la primera causa de demencia en los países desarrollados así como una de las principales causas de mortalidad entre las personas adultas.

Junto a ello, hay que tener especialmente en cuenta que, si bien en su origen se trata de un problema de salud, con repercusiones diversas en el nivel funcional, conductual y físico de la persona afectada, este “mal del olvido” produce, además, secuelas de índole social, con importantes consecuencias en el ámbito familiar, entre otros.

El bienestar de la ciudadanía en su conjunto constituye, sin duda, uno de los valores que la comunidad andaluza procura y prioriza a través de sus políticas sociales. Así, en esta búsqueda de la calidad de vida de los distintos sectores poblacionales, y entre las medidas establecidas a favor de las personas mayores, y el Decreto 137/2002, de 30 de abril, de apoyo a las familias andaluzas, se procedió a la elaboración de dos instrumentos fundamentales: el Plan Andaluz de Alzheimer de la Consejería de Salud y el Plan Andaluz de Servicios Sociales para el Alzheimer de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, que fueron puestos en marcha en 2002 y 2003 respectivamente. Ambos planes, cuyo período de vigencia finalizó en 2007, vienen concediendo un papel significativo a las asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer como nexo de unión entre los afectados así como un vehículo de expresión y canal de comunicación con las administraciones competentes.

Fruto de la experiencia acumulada durante la consecución de estos dos planes sectoriales, nació un nuevo y único Plan Andaluz de Alzheimer para el periodo 2007-2010, que aunó y coordinó el esfuerzo estratégico de las Consejerías de Salud y para la Igualdad y Bienestar Social con el fin de seguir impulsando las medidas necesarias en el ámbito de las personas y familias afectadas del mal de Alzheimer. Todo ello bajo los principios de universalidad, equidad, solidaridad y accesibilidad, que son compartidos tanto por el Sistema Sanitario Público como por el Sistema de Servicios Sociales de Andalucía.

Para el desarrollo del Plan, se estableció un convenio marco de colaboración entre la Junta de Andalucía y la Confederación Andaluza de Federaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias. La participación de las asociaciones ha sido fundamental en el diseño de este instrumento. El imprescindible papel que cumplen las asociaciones en su tarea de divulgación, apoyo y sensibilización acerca de esta enfermedad, así como su contacto directo con la realidad de los y las pacientes, las convierte en interlocutoras idóneas para canalizar y orientar a las administraciones competentes acerca de cómo se deben ofertar los servicios sociosanitarios para satisfacer adecuadamente las necesidades y demandas reales de los afectados.

Como no podía ser de otra manera, el nuevo Plan se incardinó en el marco de la Ley de Promoción de Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia. Cabe destacar que, entre los objetivos generales y específicos de las nueve líneas estratégicas que lo vertebran, se contempla la satisfacción de las necesidades y expectativas detectadas; la atención integral a las personas afectadas y el apoyo a las personas cuidadoras en todas las fases de la enfermedad; la información, formación, ayuda y asesoramiento a las asociaciones y profesionales implicados; la sensibilización de la opinión pública, instituciones, entidades y medios de comunicación; la adecuación de los recursos sanitarios y sociales; el impulso de nuevas tecnologías de la información y la comunicación; el desarrollo de un sistema de censo, catalogación y acreditación de las asociaciones de familiares; el desarrollo de programas para la vinculación del voluntariado con las asociaciones; el establecimiento de un sistema de evaluación de las líneas estratégicas del Plan; o la promoción e impulso de proyectos de investigación relacionados con la enfermedad.

Sin duda, no hubiera sido posible contar con este instrumento sin la dedicación y esfuerzo aportados durante el largo e intenso proceso de elaboración por el equipo de profesionales y expertos procedentes de diversos campos de conocimiento y actuación. A todos ellos y ellas cabe agradecer, por tanto, su valioso trabajo y, por supuesto, su contribución a una mejor atención y al mayor bienestar de los afectados de la enfermedad de Alzheimer.

Descargar Plan completo