EnglishFrenchGermanItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishSwedish
Con la tecnología de traductor googleTraductor de Google

La gripe es una enfermedad, generalmente leve, producida por un virus, que aparece de forma súbita causando fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, congestión nasal y tos y, en ocasiones también vómitos y diarrea. La pasan de 5 a 15 personas de cada 100, y suele prolongarse entre 2 y 5 días, aunque la tos puede permanecer hasta 2 semanas.

Al ser una enfermedad vírica, no se cura con antibióticos. Por tanto, el tratamiento que podemos recomendar es:

  • Descansar en casa.
  • Beber abundante líquido (agua, infusiones, zumos naturales…)
  • Mantener una dieta sana y equilibrada.
  • Si tenemos tos, podemos chupar caramelos sin azúcar o beber líquidos templados.
  • Usar analgésicos o antitérmicos como Paracetamol o Ibuprofeno.
  • No abandonar nuestro tratamiento habitual.

La gripe se contagia de persona a persona mediante las gotas que se expulsan por la nariz y la boca cuando tosemos o estornudamos y que, además se quedan en las manos, pudiendo transmitirla hasta 7 días después de iniciarse la enfermedad. Para evitar el contagio lo más conveniente es:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Usar pañuelos de un solo uso.
  • Cubrirse la nariz y la boca con el antebrazo en vez de con la mano cuando estornudemos o tosamos.
  • Vacunarse si: estás embarazada, tienes una enfermedad crónica, eres personal sanitario o tienes contacto con enfermos.

Como resumen, recuerda que no es necesario acudir a un centro sanitario si los síntomas se limitan a menos de 5 días. En caso contrario o si padeces otras enfermedades de riesgo, consultar con vuestro Médico de Familia.

Última actualización: marzo 14, 2019

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR