Responsive menu mobile icon

Preguntas frecuentes sobre la donación de sangre

¿Por qué es importante donar sangre? 

La sangre humana es un producto indispensable, que, a pesar de los enormes avances tecnológicos, no puede fabricarse en laboratorio. Solo puede conseguirse mediante la donación y por tanto constituye un acto generoso de ciudadanía para resolver un problema público. En definitiva, es un deber social de todas las personas. Por esto, la donación es un acto capital de suma importancia social y sanitaria: "el motor que la impulsa es pura y simplemente la solidaridad y su única barrera, la libertad del individuo".

La donación es un acto voluntario, altruista y anónimo, legalmente establecido. La donación de sangre es un rasgo fundamental que nos diferencia con otras organizaciones sanitarias; dependemos de personas que libre y generosamente vienen a ofrecernos un favor y no para requerir un servicio, personas que en este particular anteponen sus deberes a sus derechos, basados en el principio de altruismo de la donación voluntaria y no remunerada.

¿Qué requisitos hay que reunir para poder donar sangre? 

Sólo es necesario tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 Kg. y gozar de buena salud.

Previo a la donación, se le pedirán los datos personales de manera que su identificación sea precisa e inequívoca, además para que permita establecer contacto con usted; de esta forma, le solicitamos que venga con su DNI o documento acreditativo.

También se recomienda la lectura de la denominada "Hoja de Autoexclusión", hoja informativa que contiene las enfermedades que son aptas o no aptas para la donación y las dudas que se puedan plantear para su consulta al personal sanitario. Una vez rellenada la ficha de donación el donante firmará un consentimiento informado.

¿En qué consiste el proceso de donación de sangre? 

Es un acto sencillo y breve, que no dura más de 10 minutos, donde se recogen unos 450 ml. de sangre, que supone alrededor de un 10% del total de sangre que circula por el organismo de una persona adulta.

Previo a la extracción se realiza una entrevista y exploración médica del/la donante (peso, pulso, tensión arterial y análisis de hemoglobina). Es necesario repetir que toda persona que tenga dudas debe acercarse confiadamente a la donación porque allí se intentarán aclarar. De la calidad de la entrevista e interrogatorio médico, respetando la intimidad y confidencialidad de quien va a donar, depende la salvaguarda del principio de la donación sanguínea: "No debe causar perjuicio alguno ni al donante ni al receptor".

Por último, con la toma del refrigerio, se pone fin al acto de donar sangre. Su finalidad es reponer la pequeña pérdida de volumen sanguíneo con líquidos, mantener controlada a la persona donante para evitar desvanecimientos postdonación, gratificar de alguna manera su esfuerzo y ofrecerle la posibilidad de charlar con más donantes, fomentando el espíritu de grupo.

¿Es seguro el proceso de donación de sangre? 

Totalmente. Desde los Centros de Transfusión ofrecemos las máximas garantías sobre la inocuidad del acto de donar sangre, pues está controlado por personal sanitario experimentado en el cuidado y trato al donante, que no provoca ningún riesgo al donante. La donación de sangre es un acto sencillo y seguro que, si se reúnen los requisitos para ello, cualquier persona debería hacer.

En la donación no existe ningún tipo de riesgo de contraer patologías infectocontagiosas, ya que todo el material sanitario empleado es estéril y de un solo uso. Otros miedos derivados del temor al pinchazo o a los mareos son infundados, ya que son poco frecuentes y no comportan riesgos.

Además, la reposición de los elementos extraídos es rápida; el contenido líquido o plasma no tarda más de 24-48 horas y sólo los hematíes necesitan un mes para su total reposición.

Consejos para donar 

Antes de decidir su donación, sepa que...

  • Si la donación se hace por la mañana, desayune antes.
  • Si la donación se hace por la tarde, espere al menos dos horas después del almuerzo, y evite comidas copiosas.

Después de la donación de sangre, siga las siguientes recomendaciones o consejos…

  • Ingesta abundante de líquidos.
  • No tome bebidas alcohólicas.
  • No fume durante dos horas.
  • No realice ejercicio físico intenso.
  • Evite actividades laborales que impliquen riesgo.
  • En caso de mareo después de la donación, túmbese y coloque las piernas hacia arriba.
  • Mantenga la compresión en el brazo al menos durante 1 hora.

¿Dónde se puede donar sangre? 

Puede realizar su donación en cualquier Centro de Transfusión de la Red Andaluza, ubicado en las capitales de provincia. Además, existen una serie de unidades móviles itinerantes que recorren toda la geografía de nuestra comunidad autónoma, en pueblos, barrios, facultades y otros centros formativos, acuartelamientos militares, etc.

Puede consultar todos estos datos y horarios en la web de los Centros de Transfusión, en la web del Servicio Andaluz de Salud o bien en la de la Junta de Andalucía.

Si lo desea, también puede descargar en su teléfono móvil la APP "DonaSangreAndalucia" que le informará de las campañas y alertas sobre donaciones de sangre, junto a todos los comunicados que la Junta de Andalucía y el Servicio Andaluz de Salud realiza a través de SMS.

¿Se puede donar sangre si se está tomando algún medicamento o se ha tenido alguna enfermedad? 

Dependiendo de las enfermedades que se hayan padecido y otras circunstancias, personal médico determinará en el reconocimiento previo si se puede donar o no. Por eso, es mejor acercarse a un punto de donación para informarse si se puede donar sangre y comunicar al personal sanitario cualquier problema de salud. Deben tenerse en cuenta las situaciones reflejadas en la hoja que se firma y contestar correctamente a las preguntas que le hagan sobre su salud.

Pese a lo que mucha gente piensa, ciertas afirmaciones, extendidas en la sociedad son falsas y no impiden donar, algunas de ellas son: tener la menstruación en el momento de donar, tomar anticonceptivos, algún complejo vitamínico, ibuprofeno, aspirina... porque depende del medicamento y para qué se está tomando.

¿Con qué frecuencia se puede donar sangre? 

El periodo mínimo necesario entre donaciones de sangre es de 2 meses; las mujeres pueden donar hasta 3 veces al año, y los hombres 4. En donaciones sólo de plasma este periodo se acorta a 15 días pudiendo realizar como máximo 24 donaciones al año. También se pueden compatibilizar las donaciones de sangre y plasma. Esta frecuencia se controla con programas informáticos de manera automática y con la emisión del carnet que se le expide a la persona donante, para que ellos mismos lleven su control. También la APP "DonaSangreAndalucia"dispone de un histórico de donaciones y del carnet digitalizado.

La sangre donada no se puede conservar durante mucho tiempo. Algunos componentes no duran más de unos pocos días. Es la razón por la que se debe donar periódicamente, para que siempre haya sangre a disposición de las personas que la necesiten, pero respetando los plazos para proteger la salud del donante.

¿Qué se hace con la sangre donada? 

Por una parte es analizada para estudiar el grupo sanguíneo, el factor Rh y descartar enfermedades infectocontagiosas. En caso de detectarse alguna anomalía, la unidad de sangre se destruye y se comunica a la persona donante el resultado del análisis, para su posterior seguimiento médico.

Por otra parte, la bolsa de sangre es fraccionada o separada en sus distintos elementos; la sangre no se transfunde directamente de la persona donante a la receptora, sino que se somete a un proceso de separación del que se obtienen tres componentes:

  1. Glóbulos rojos: parte celular utilizada en las intervenciones quirúrgicas, hemorragias debidas a accidentes de tráfico, tratamiento de anemias, trasplantes de órganos...
  2. Plaquetas: parte celular utilizada en pacientes con cáncer o leucemias, trasplantes de medula ósea, trastornos de la coagulación, hemorragias...
  3. Plasma: parte líquida de la que se obtienen una serie de proteínas para el tratamiento de enfermedades de la coagulación, enfermedades infecciosas, grandes quemados... El plasma que no se transfunde se envía a los laboratorios farmacéuticos para que lo transformen en medicamentos, como la albúmina, gammaglobulinas, factores de coagulación,… Dichos medicamentos, una vez elaborados son enviados a las Farmacias Hospitalarias para su distribución a las personas que lo necesitan y facilitarles el tratamiento adecuado.

De esta forma, cada donación de sangre beneficia a más de una persona, ya que los componentes sanguíneos se utilizan por separado.