Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - El Hospital Reina Sofía implanta las primeras válvulas aórticas a cinco pacientes sin emplear la cirugía

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< La Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica reúne en Córdoba a 400 especialistas
19 mayo 2008 14:24 Antiguedad: 11 yrs

El Hospital Reina Sofía implanta las primeras válvulas aórticas a cinco pacientes sin emplear la cirugía

Este tipo de sustitución valvular se lleva a cabo por vía percutánea en pacientes con patologías complejas, de avanzada edad y pluripatológicos para quienes no está indicada la intervención quirúrgica


Los cardiólogos del Hospital Universitario Reina Sofía han implantado las primeras válvulas aórticas mediante un sofisticado procedimiento que permite acceder a través de una punción en la ingle, por vía percutánea, sin necesidad de abrir el corazón ni someter al paciente a una complicada cirugía. 

El Dr. Suarez de Lezo, acompañado de la delegada de salud y el gerente del hospital

Los primeros implantes de este tipo se llevaron a cabo en el hospital cordobés a finales de abril a cinco pacientes, tres mujeres y dos hombres, de edades comprendidas entre los 70 y 90 años. El procedimiento ha sido un éxito y todos los pacientes evolucionaron satisfactoriamente tras permanecer hospitalizados una media de cinco días después del implante valvular. 

Los profesionales del servicio de Cardiología de este centro, liderado por José Suárez de Lezo, se han entrenado durante los últimos cinco años para poder poner en marcha esta técnica con la que abordar la estenosis aórtica degenerativa. Los especialistas estiman que, tras su implantación progresiva en los próximos meses, se podrá abordar del 30% al 40% de los casos de esta patología sin cirugía. 

La sustitución de la válvula aórtica por esta vía se emplea para tratar a pacientes con patologías complejas, de avanzada edad y pluripatológicos, para quienes no está recomendada la cirugía. Concretamente, la técnica está indicada para resolver la estenosis aórtica, que se basa en el estrechamiento de la válvula aórtica y constituye la enfermedad cardiovascular más frecuente asociada a la edad avanzada. 

Calidad de vida

La delegada provincial de Salud, María Isabel Baena, que estuvo presente hoy en la rueda de prensa, señaló que la implantación de la prótesis valvular a través de cateterismo "devuelve a los pacientes la oportunidad de poder ser tratados sin cirugía y vivir con calidad de vida". 

La colocación de las próximas prótesis válvulares aórticas por parte de los cardiólogos de Reina Sofía está prevista para mediados de junio y la intención es dedicar una jornada cada mes al abordaje de la estenosis aórtica por este procedimiento. La nueva técnica ya forma parte de la cartera de servicios de Cardiología del Hospital Reina Sofía y se ha desarrollado en este centro por su amplia experiencia y buenos resultados en el abordaje percutáneo de patologías cardiacas. 

Con esta reciente incorporación, el complejo sanitario cordobés es uno de los primeros centros del país en impulsar la implantación de prótesis valvulares por vía percutánea, tanto aórticas como pulmonares, que figura entre los últimos avances médicos en el ámbito de la cardiología intervencionista. 

Los primeros implantes de válvulas pulmonares sin cirugía a pacientes adultos en España se llevaron a cabo en septiembre del pasado año en el Hospital Reina Sofía y desde entonces se han practicado siete implantes en pacientes con problemas de estrechamiento de la válvula pulmonar. 

Paciente intervenido

Felipe Ríos, de 81 años, es uno de los cinco pacientes que ha recibido este recambio valvular aórtico por cateterismo, quien reconoce sentirse "como si tuviera 50 años" después de recibir su nueva válvula. Este vecino de Cuevas de San Marcos, en Málaga, que había sido operado catorce años antes por su patología coronaria y se encontraba muy limitado antes de este último implante, se mostró muy agradecido con el equipo de cardiólogos del Hospital Reina Sofía.

Las personas mayores son las principales beneficiarias de esta técnica, puesto que los problemas en las válvulas se producen en gran medida por un deterioro degenerativo. Una de las aportaciones fundamentales se basa en que abre posibilidades terapéuticas a pacientes que, por su edad, son excluidos de la sustitución valvular aórtica por medio de la intervención quirúrgica.

Al practicarse a través de un cateterismo, los pacientes sólo se someten a una punción en la ingle para la introducción del catéter. Además, se acorta el periodo de hospitalización tras la intervención, es menor el sufrimiento para el paciente, se limitan los riesgos que conlleva la cirugía abierta de tórax y mejora el postoperatorio. 

Primeros implantes

Un experto francés se desplazó hasta el hospital cordobés para instruir y colaborar con los cardiólogos del centro en la realización de esta novedosa técnica. Los casos se repartieron en dos jornadas, en las que se llevaron a cabo los implantes a tres y dos de los pacientes, respectivamente.

Válvulas aórticas similares a las que han recibido los pacientes en Reina Sofía se han implantado ya en el Hospital Clínico de Málaga (también a finales de abril) y en el Hospital Universitario Central de Asturias, pues son los únicos centros españoles que ya han incorporado la colocación de esta prótesis aórtica, de origen porcino, a su cartera de servicios. 

En la actualidad, existen dos modelos de válvulas aórticas que se colocan mediante cateterismo: la autoexpandible, que es la que se usa en Reina Sofía, y otra de balón expandible, que emplearon por primera vez los especialistas del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid. Esta última precisa de una intervención quirúrgica sobre la ingle para introducir el catéter que conduce la prótesis hasta el corazón.

El reemplazo de la válvula aórtica por vía percutánea, a través de la arteria femoral, consiste en introducir percutáneamente un dispositivo autoexpandible, que se implanta sobre la válvula dañada, de modo que ésta queda inutilizada y comprimida entre la pared de la arteria y el implante valvular. 

El corazón tiene cuatro válvulas (tricúspide, pulmonar, mitral y aórtica), que desempeñan un papel clave en el mantenimiento de un flujo unidireccional de la sangre, al abrirse y cerrarse con cada latido. Los cambios de presión a cada lado de las válvulas les permiten abrirse como unas hojuelas (denominadas valvas) precisamente en el momento debido y luego cerrarse firmemente para evitar el retroceso de la sangre.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

 

 

 

1999-2019 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.