Calcular los plazos de realización de un trámite

El cómputo de plazos en la Administración se rige por el art. 30 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. Para computar los plazos de un trámite es necesario considerar:

  • La medida en la que viene dado el plazo (días, meses o años).
  • El día en que comienza a contarse el plazo.
  • El día de finalización del plazo.

Para determinar los plazos con exactitud es necesario considerar el calendario de días inhábiles vigente en cada una de las provincias andaluzas.

Recuerda que:

Formulario
  • Siempre que por Ley o en el Derecho de la Unión Europea no se exprese otro cómputo, cuando los plazos se señalen por días, se entiende que estos son hábiles, excluyéndose del cómputo los sábados, los domingos y los declarados festivos. Esta nueva modificación en la que los sábados se convierten en días inhábiles entró en vigor el 2 de octubre de 2016.
  • Si el plazo se fija en meses o años se entiende que se trata de meses o años naturales. Si en el mes de vencimiento no hubiera día equivalente a aquel en que comienza el cómputo, el plazo expira el último día del mes.
  • Los plazos se contarán a partir del día siguiente a aquel en que tenga lugar la notificación o publicación del acto o desde el siguiente a aquel en que se produzca la estimación o la desestimación por silencio administrativo, salvo que en la misma resolución se haga constar que el plazo se contará desde el mismo día de la publicación.
  • Cuando el último día del plazo sea inhábil, tanto en el caso de que el plazo venga marcado por días naturales como si es por días hábiles/inhábiles, este se prorrogará al primer día hábil siguiente.
  • Cuando un día fuese hábil en el municipio o comunidad autónoma en que residiese el interesado, e inhábil en la sede del órgano administrativo, o a la inversa, se considerará inhábil en todo caso.

Más información

Índice