Consejos para viajeros

Al realizar viajes por motivos profesionales, sociales, recreativos o humanitarios, los viajeros se exponen a una gran variedad de riesgos para la salud en ambientes poco conocidos. Pero la mayoría de estos riesgos pueden reducirse si se toman las medidas adecuadas antes, durante y después del viaje.

Certificados COVID Digital de la Unión Europea

Infórmate sobre certificados de vacunación, pruebas o recuperación destinados a la facilitación de la libre circulación de la ciudadanía de la Unión Europea y cómo conseguirlos. 

Antes de viajar al extranjero

A la hora de realizar viajes internacionales es importante tener en cuenta varias consideraciones:

  • Hay que considerar especialmente las vacunas que se recomiendan y su calendario de administración junto con otra información para cada una de las enfermedades prevenibles por vacunación, en función del destino del viaje.
  • Si viajas a un país en desarrollo es aconsejable acudir al médico entre cuatro y seis semanas antes del viaje, sobre todo si es necesaria vacunación.
  • Es importante recabar información sobre el riesgo de malaria, prevención de las picaduras de mosquitos, necesidad de medicación profiláctica y de reserva para emergencias, mosquitero para dormir y repelente de insectos.
  • Sobre la higiene de los alimentos, se deben tomar sólo alimentos totalmente cocinados y bebidas correctamente embotelladas. Hervir el agua en caso de duda y, si esto no es posible, usar un filtro homologado en buenas condiciones y/o un agente desinfectante.
  • Recuerda que es necesario informarse sobre el lugar que se visita para tomar las decisiones más adecuadas:
    • Riesgos relacionados con la zona (urbana o rural)
    • Tipo de alojamiento (hotel, camping)
    • Duración de la estancia
    • Altitud
    • Problemas de seguridad (por ejemplo, conflictos en la zona)
    • Disponibilidad de servicios sanitarios
  • Si tienes previsto un viaje largo a lugares remotos o países en desarrollo también es recomendable una revisión dental previa.
  • Si viajas a países en los que existen riesgos significativos para la salud conviene llevar un botiquín básico. Recuerda que para viajar con determinados medicamentos a veces se precisa un documento médico e incluso un certificado de la administración sanitaria.
  • A tu regreso es necesario realizar un examen médico si padeces una enfermedad crónica o si has experimentado alguna enfermedad en las semanas posteriores a la vuelta.
  • Los enfermos crónicos deben llevar en el equipaje de mano la medicación necesaria para el viaje y para toda la estancia. Deben llevar también, junto al resto de la documentación, el nombre y los detalles para poder contactar con su médico junto con información de su enfermedad y el tratamiento (los nombres de medicamentos por principio activo y las dosis prescritas).
  • Si es posible, se recomienda también tener un seguro médico para cobertura adecuada en el extranjero (accidentes, enfermedad y repatriación médica).

Precauciones durante el vuelo

Especialmente en el caso de viajes de larga duración en avión conviene tomar una serie de precauciones para evitar problemas asociados a la presión de la cabina, a la inmovilidad prolongada o al jet lag.

  • Es conveniente masticar chicle para evitar problemas asociados con la presión en cabina (bloqueo del oído, por ejemplo).
  • Si no tienes chicle puedes utilizar la maniobra de Valsalva, que consiste en intentar exhalar aire con la boca y la nariz cerradas. Con esto evitarás molestias en el oído asociadas a los cambios de presión externos.
  • Es aconsejable sustituir durante el viaje tus lentes de contacto por gafas.
  • Evita los periodos de inmovilidad prolongada con movimiento o sencillos ejercicios.
  • Respeta siempre el ciclo luz-oscuridad y mantén tiempos de reposo que estén de acuerdo con tu rutina diaria.

Más información

Índice