Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

p. ej. ofertas de empleo, ayudas, escolarización...

Temas > Vivienda y consumo > Alquilar > Información para personas inquilinas y propietarias > Derechos y obligaciones de los inquilinos o arrendatarios

Derechos y obligaciones de los inquilinos o arrendatarios

Si alquilas una vivienda, como inquilino cuentas con una serie de derechos y obligaciones recogidos en la normativa vigente sobre la materia:

Derechos

  • Puedes realizar obras en la vivienda que has alquilado, siempre que cuenten con el consentimiento expreso y por escrito del propietario. En caso de discapacidad, puedes realizar obras de acondicionamiento.
  • Tienes derecho a la adquisición preferente de la vivienda en caso de venta. El propietario deberá notificarte por escrito su decisión de vender y darte la opción de ejercer el derecho de tanteo.

    Como inquilino debes contestar, también por escrito, en un plazo de treinta días naturales, si deseas comprar la vivienda o no.

    Solo tendrás prioridad para comprar la vivienda ante cualquier otra persona, pero el precio de compraventa será el que el propietario determine o bien el que pactes con él  previa negociación.

  • El comprador de una vivienda alquilada debe respetar el contrato de arrendamiento.
  • Una vez cumplida la fecha del contrato, como inquilino tienes derecho a prorrogarlo anualmente hasta un mínimo de tres años. Además, puedes comunicar tu voluntad de no renovarlo con un mínimo de 30 días de antelación a la fecha de terminación del contrato sin necesidad de pagar indemnización.

    También puedes desistir del contrato de alquiler cuando pasen al menos seis meses, siempre que se lo comuniques al arrendador con una antelación mínima de 30 días.

    Las partes podrán pactar en el contrato que, para el caso de desistimiento, quien alquila debe indemnizar al propietario con una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año del contrato que reste por cumplir.

  • Tienes derecho a ceder la vivienda a determinados familiares directos, como el cónyuge, aunque exista separación, divorcio o nulidad matrimonial. La voluntad del cónyuge de continuar en el uso de la vivienda se deberá comunicar al propietario en el plazo de dos meses.
  • Puedes ceder la vivienda a cualquier persona siempre que se cumplan unos requisitos determinados como que en el contrato no se prohíba la cesión, que el propietario manifieste su consentimiento y que la cesión sea gratuita.
  • La vivienda sólo se podrá subarrendar parcialmente, con el consentimiento previo por escrito del propietario.
  • Tienes derecho a que te devuelvan la fianza depositada al inicio del alquiler, dado que la misma es para reparar posibles daños y no para garantizar el pago de la renta.

Obligaciones

  • La vivienda debe ser tu domicilio habitual y permanente  o de tu cónyuge no separado legalmente o de hecho, o el de tus hijos dependientes.
  • Debes pagar puntualmente la renta mensual pactada, así como el recibo de todos los suministros que cuenten con aparato contador individual (luz, agua, gas, teléfono, etc.) y las cargas y tributos que se hayan pactado (estaría obligado al pago del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, según el artículo 8 del Real Decreto Legislativo 1/1993).
  • Pagar la fianza de arrendamiento.
  • Permitir la realización de las obras por parte del propietario necesarias para la conservación o mejora de la vivienda que no puedan demorarse hasta la terminación del contrato, aunque suponga que dejes de disponer de una parte de la vivienda, en cuyo caso, si la obra dura más de veinte días, el arrendador tendrá que disminuirte la renta en la parte proporcional.
  • Si realizas obras para adaptar la vivienda en casos de discapacidad, previo consentimiento del propietario, estarás obligado al término del contrato a reponer la vivienda al estado anterior, si así se lo exige el propietario.
  • Debes hacerte responsable de las pequeñas reparaciones causadas por el uso ordinario de la vivienda.
  • Debes conservar la vivienda y los enseres que contenga en las mismas condiciones que se encontraban.
  • No puedes ceder el contrato sin el permiso por escrito del propietario.
  • Si se produce ejecución hipotecaria o sentencia judicial contra el propietario, deberás abandonar la vivienda, ya que se da por extinguido el contrato de alquiler excepto en los supuestos en los que el contrato de arrendamiento hubiera accedido al Registro de la Propiedad con anterioridad a la resolución del derecho del arrendado. En este caso continuará el arrendamiento por la duración pactada.

¿Aún tienes dudas?

Si tienes cualquier duda o necesitas más información puedes llamar al teléfono 955 062 627 o escribir al correo informacion@juntadeandalucia.es

¿Te ha sido útil esta información?

Encuesta
Tu voto:
Resultado: 1 Puntos 2 Puntos 3 Puntos 4 1/2 Puntos 5 Puntos (58 votos)

Atención: Por favor, marca cuántas estrellas crees que merece esta página y después haz clic en el botón de valorar

¿Cómo mejorarías esta página? Ver más

Ayúdanos enviándonos tus sugerencias. Recuerda no dejar datos de carácter personal.

Sugerencia