Siria, diez años de guerra y crisis humanitaria

Se cumplen diez años de la guerra en Siria. Una guerra que ha dejado el país devastado y sometido a su población a un inmenso sufrimiento. Miles de personas han muerto y millones se han visto obligadas a dejar sus hogares huyendo del conflicto.

Diez años después:

  • 11 millones de personas necesitan ayuda urgente para sobrevivir.
  • 6,7 millones de personas se han visto desplazadas dentro del país.
  • 5,6 millones de personas se encuentran refugiadas en países como Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto.

Además, esta década de guerra ha convertido a Siria en uno de los lugares más peligrosos del mundo, especialmente para ser niña o adolescente. Según el marcador del Informe Global de Brecha de Género 2020, Siria ocupa actualmente el puesto 150 de los 153 países clasificados. Para mujeres y niñas en Siria, y las que se encuentran refugiadas en otros países el impacto de la crisis ha sido devastador. En solo diez años, las tasas de matrimonio infantil se han multiplicado.

Detrás de cada cifra hay historias humanas de sufrimiento ante las que Andalucía no ha permanecido indiferente. Haciendo eco de la solidaridad de la ciudadanía andaluza, durante estos años de guerra desde la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), se ha proporcionado ayuda humanitaria de forma ininterrumpida a personas en situación de alta vulnerabilidad directamente afectadas por la crisis.

Desde el año 2013, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y la Junta de Andalucía, a través de la AACID, han destinado ayuda humanitaria por valor de 12.250.000 euros a aliviar el sufrimiento de miles de mujeres, hombres, niñas y niños que han visto sus vidas afectadas por la guerra, incluyendo tanto familias desplazadas dentro de Siria como las que han buscado refugio en países como Jordania y Líbano.

La ayuda humanitaria de la AACID se ha podido llevar a cabo gracias a la colaboración iniciada en 2009 con organismos de las Naciones Unidas y se ha dirigido a salvar vidas, aliviar el sufrimiento y garantizar la protección de todas las personas, tanto dentro del territorio sirio como en países aledaños mediante el apoyo a personas refugiadas. Las actuaciones que se han desarrollado para cumplir con dichos objetivos han estado encaminadas principalmente a:

  • Preservar la salud de madres, niñas y niños hasta 5 años.
  • Proteger los derechos básicos de niñas y niños afectados por el conflicto.
  • Atender las situaciones de violencia sexual y de género o proporcionar ayuda de emergencia a personas refugiadas sirias, incluyendo alimentación, refugio y medios de vida básicos.

En el año 2009, a través de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA), se inició el apoyo al programa de salud materno-infantil a la población refugiada de Palestina en Oriente Próximo, incluyendo a Siria. Aunque esta incorporación al programa de salud materno-infantil no tuvo lugar hasta el año 2013, momento en el que, debido a las altas necesidades humanitarias provocadas por la guerra, se empezaron a destinar la mayoría de los fondos al territorio sirio.
Estos programas tienen como objetivo garantizar el derecho a la salud de la población refugiada de Palestina en Siria afectada por el conflicto mediante la provisión de servicios de salud primaria.

Intervenciones de ayuda humanitaria de la AACID en Siria iniciadas en 2021

A día de hoy, los fondos de la AACID se continúan destinando a asegurar el acceso a servicios adecuados de planificación familiar, proporcionar atención prenatal y post-natal a miles de mujeres y niños/as y a reforzar los servicios para la prevención de enfermedades y la violencia de género.

Además, a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se ha proporcionado ayuda humanitaria a la población siria refugiada en Jordania, Líbano y también en Grecia, apoyando un total de siete proyectos desde el año 2013. Gracias a estas intervenciones, se han podido cubrir necesidades básicas mediante la distribución de artículos no alimentarios, mejorar las condiciones de viviendas, garantizar la protección de menores ante violencia, abandono, abusos y explotación y proporcionar atención psicosocial a menores.

Al mismo tiempo, con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en la actualidad se continúa trabajando en un proyecto, iniciado en 2021, para mejorar la capacidad de resiliencia y la protección de niños y familias afectados por el conflicto en Siria, adaptado a la actual situación de crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

Paralelamente, durante 2021 se está desarrollando en Siria el proyecto con UNRWA que tiene por objetivo que personas refugiadas de Palestina en Siria tengan acceso a servicios adecuados de salud materno-infantil. Gracias a esta contribución se posibilita el funcionamiento de 25 clínicas en las que además de sus servicios habituales, ante la situación sobrevenida de la COVID-19, se están realizando pruebas diagnósticas, se han reforzado los laboratorios y se ha dotado de artículos de protección para reducir el riesgo de transmisión. También se está reforzando el sistema de prevención y atención de la violencia de género debido al agravamiento de la situación detectado durante la pandemia.

Desgraciadamente el conflicto no ha terminado y la situación continúa siendo extremadamente crítica. Al conflicto, se añade el grave impacto de la pandemia de COVID-19, que ha hundido en la miseria extrema a miles de familias.

El compromiso de la comunidad internacional para la resolución del conflicto y promover la paz en Siria continúa siendo fundamental para el futuro de millones de personas. Para afrontar los efectos de la crisis humanitaria, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, a través de su Agencia de cooperación internacional para el desarrollo, va a continuar apoyando y visibilizando la situación humanitaria en que se encuentran millones de personas en Siria.
Materializando este compromiso, para los próximos meses se pretende dotar con 500.000 euros a UNRWA para actuaciones dirigidas a mejorar la salud de mujeres, niñas y niños sirios, que se desarrollarán durante el próximo año.

En definitiva, trabajamos para que personas como Amsha y sus cuatro hijos (familia refugiada siria en Líbano beneficiaria de la ayuda proporcionada con fondos de la cooperación andaluza), puedan cumplir su sueño.