Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

p. ej. ofertas de empleo, ayudas, escolarización...

Sesión de 30/08/2005

EL CONSEJO DECLARA MONUMENTOS NATURALES UNA ENCINA EN EL MADROÑO Y UN ACEBUCHE EN ZALAMEA LA REAL

El Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración de los monumentos naturales de la Encina de los Perros, situada junto al núcleo urbano de El Álamo, en el término municipal de El Madroño (Sevilla), y del Acebuche de El Espinillo, ubicado en las proximi-dades de Marigenta, en el municipio onubense de Zalamea la Real.

La Encina de los Perros sobresale por sus extraordinarias dimensiones de 16 metros de altura y 28 de diámetro de copa. Pese a su situación dentro de la comarca afectada por el incendio del pasado año en las provincias de Huelva y Sevilla, la encina quedó a salvo de las llamas, extinguidas antes de que se aproximaran. De acuerdo con las últimas revisiones realizadas, actualmente presenta un buen estado de conservación.

Por su parte, el Acebuche de El Espinillo destaca también por su gran envergadura (más de seis metros de perímetro y una altura total de doce metros). Este árbol centenario tiene el tronco hueco con su fuste dividido en dos, peculiaridad que le confiere un aspecto de mayor edad.

Para ambos ejemplares, que ya estaban incluidos en el Inventario de Árboles y Ar-boledas Singulares de Andalucía, se establece ahora una zona de protección de 1.953 metros cuadrados, con el fin de preservar los valores paisajísticos y ecológicos de los parajes en los que se hallan.

Con el decreto aprobado hoy, son ya 37 los enclaves y elementos singulares de la naturaleza catalogados en Andalucía como monumentos naturales. Además de árboles excepcionales, en esta lista figuran bosquetes, cuevas, peñas, tajos, cascadas, formaciones geológicas, dunas, islotes y praderas submarinas.

Entre los criterios exigidos para la declaración de un monumento natural destacan los de su extensión (inferior a las diez hectáreas), buen estado de conservación, prioridad para el uso público, homogeneidad, reconocimiento por parte de los ciudadanos y corresponsabilidad de los interesados en la protección.