Mar
17
|
18
21:00

SOL PICÓ

Malditas plumas

Coreografía, dirección e interpretación: SOL PICÓ Asistencia a la dirección: CARME PORTACELI Música e intérprete: ROGER JULIÀ Textos: HEINRICH BÖLL, FRANCISCO CASAVELLA, CRISTINA MORALES

 

MALDITAS PLUMAS ES UN GUIÑO AL PARALELO DE LOS AÑOS 20 EN FORMATO DE CABARET FUTURISTA.

INSPIRADA EN EL GÉNERO DE LA REVISTA ESPAÑOLA Y SU PICARESCA, EL ESPECTÁCULO JUEGA CON LA TRANSFORMACIÓN, LA INTERACCIÓN CON EL PÚBLICO Y LA CONFUSIÓN ENTRE FICCIÓN Y REALIDAD, SIEMPRE CON LA IRONÍA Y EL SENTIDO DEL HUMOR QUE CARACTERIZA EL LENGUAJE DE SOL PICÓ.

 

Picó construye este Malditas plumas pertrechada por un espectacular elenco creativo que incluye, entre otros, a Carme Portaceli, directora artística del Teatro Español entre 2016 y 2019; textos del Nobel alemán Heinrich Böll, del prematuramente desaparecido Francisco Casavella y de la escritora y poeta Cristina Morales; el acompañamiento de Iniciativa Sexual Femenina, el colectivo de danza contemporánea de la autora granadina; y la música de Aurora Bauzà, Pere Jou y Roger Julià.

 

La coreógrafa y bailarina valenciana llega a nuestro ciclo de danza para presentar su homenaje al Paralelo, la conocida avenida barcelonesa en la que confluyeron, desde finales del siglo XIX hasta la década de 1970, en no más de doscientos metros, infinidad de teatros, cafés, cabarés y otras salas de espectáculos. En ellos, géneros dispares, reunían a obreros y trabajadores con marineros y burgueses. Las propuestas más frívolas convivían con la crítica social reflejando, a veces, el duro ambiente de las calles que se encontraban alrededor del mismo Paralelo.

 

El espectáculo recorre diferentes episodios de la vida de un personaje, encarnado por Sol Picó, en un viaje que transita entre la ternura y la decadencia. En la obra, el público conoce la historia de esta vedette del Paralelo y comparte sus recuerdos, experiencias, vivencias… ¿o bien nunca llegó a serlo y son sus sueños, sus proyecciones vitales, sus deseos no cumplidos? Es todo un gran delirio quizás que, aunque nos transporta a un sitio y una época muy concretos, nos conecta también con los sentimientos más humanos y, por lo tanto, más universales: el miedo a la muerte, a la degradación, a la pérdida... a desaparecer.

 

Yo quería ser vedette para cantar las cuarenta al mundo, para explicar lo que se siente cuando ya no puedes sentir por el miedo que te paraliza. Miedo a todo, a bailar cada día peor, a cantar, no tiene voz, a llorar, le dirán débil, miedo a la frustración (sueños que no ocurren)...aunque yo insisto, porque no soy fácil de tumbar. Sé que lo conseguirán pero yo sigo y sigo con mi miedo a cuestas. Hemos inventado una sociedad basada en la negación de la vejez y la muerte, pero envejecer y morir es el único hecho al que estamos ligados de manera irreversible y también le tengo miedo. Envejecer, todo cae, y cae y cae y no cesa de caer... ¡¡Qué asco!!

 

A medida que evoluciono por el espacio, porque eso sí, ¡me encanta evolucionar!, las plumas me van cayendo discretamente y la escena se va cubriendo de ellas, creando un elegante y precioso colchón de plumas donde ahogar mis mierdas ¿y por qué no? Las del público también.

 

Alejandro Magno pensaba que con 32 años conquistaría el mundo, yo con 52, espero que el mundo no me conquiste a mí. AMEN.

 

Sol Picó.

 

COMPARTIR:
VENTA DE ENTRADAS
General
18 €
A la venta a partir del 17 de Feb
a las 12:00
FOTOGRAFÍAS
VIDEO
C\ Molinos, 56
18009 Granada
T.958 02 80 00
Con la colaboración de: