Saltar al contenido
Imagen representativa de la sección de A Fondo

A fondo

Cuando leer es una aventura

Cuando leer es una aventura 3

Hay muchas formas de acercar a nuestro alumnado a la lectura. Los juegos de aventura son una gran inyección de motivación en las primeras edades.

Cuando leer es una aventura

 

José María Gómez Delgado.
Director del CEIP Ntra. Sra. de los Dolores (Herrera, Sevilla). Coordinador de la Zona 2 de la RED Profesional de BBEE de Sevilla.
josemariagomezdelgado1@gmail.com
creativos-as.blogspot.com

 

¿Leer o jugar? Mejor jugar leyendo o leer jugando. Ese es nuestro propósito: convertir la lectura en un juego. Porque el juego es inherente al ser humano y especialmente a la infancia. Cualquier niño o niña se rinde a sus encantos ante la frase "¿Quieres jugar a…?"

Si leer puede ser un juego... ¡juguemos! Hagamos de la lectura un momento divertido, asociemos la lectura a experiencias gratificantes, desde lo lúdico, lo afectivo, lo emocional. Solo lo que emociona se siente, se vive, se aprende de verdad, porque se disfruta con lo que se hace, se aleja de la obligación o la necesidad, simplemente, se desea hacerlo.

De aquí nace nuestra propuesta para dinamizar los itinerarios lectores: de la libertad y del goce. No proponemos un itinerario concreto predefinido, sino que cada alumno y alumna irá acercándose a la lectura de un modo diferente, porque todas las personas hemos llegado a ella desde caminos muy diversos. Quizás fue un cómic que despertaba tu risa o un libro que te recomendó un amigo o una amiga, posiblemente un éxito de ventas del que todo el mundo hablaba, pero qué más da, si se disfrutó ese proceso.

Reflexionemos por un momento. Nos gusta elegir qué leer en cada momento y el momento en el que hacerlo; y, si algo nos encanta, deseamos contárselo a alguien. Esta es la base de nuestro itinerario lector.

Además, consideramos que este enfoque no está reñido con el acercamiento de obras de la literatura clásica, del mismo modo que lo haríamos con nuevas colecciones. Pueden coexistir grandes clásicos con el auge de nuevas colecciones de la literatura infantil y juvenil.

En este marco, y entre otras estrategias y actuaciones de fomento de la lectura, como la realización de reseñas orales y audiovisuales, las presentaciones de colecciones y nuevos números dentro de las mismas, etc., destacamos los juegos de aventura.

Los juegos de aventura

Los juegos de aventura constituyen una categoría basada en la resolución de un conjunto de enigmas, retos, acertijos, etc., apoyándose en la búsqueda de pistas con ayuda de un plano o croquis, que permiten acceder a datos fundamentales para su resolución. Pueden presentar un hilo conductor, es decir, la aventura puede estar contextualizada en diferentes temáticas (libros leídos con anterioridad, efemérides, aventuras clásicas: espías, piratas,…).

Cuando leer es una aventura 1

Tales juegos despiertan un gran interés en el alumnado, pudiéndose utilizar como estrategia para trabajar y dinamizar la lectura. Admiten diferentes enfoques de trabajo que a su vez resultan complementarios. Por un lado, se trata de un excelente trabajo de comprensión lectora, ya que no podrán descifrar el enigma si no obtienen una comprensión profunda del texto leído. Por otro lado, podemos emplearlos para dinamizar la lectura de un determinado libro, y generar en consecuencia un cuadernillo para vivenciar la historia leída.

Otra posibilidad es emplear este tipo de juegos como estrategia de motivación extrínseca, es decir, ofrecerlos como incentivo para todos aquellos alumnos y alumnas que obtienen un logro en relación con la lectura que hayamos determinado previamente.

Es más, podemos contextualizar nuestro Plan de Lectura a nivel de aula en una aventura concreta, como podemos ver en el siguiente panel de seguimiento de la lectura.

Cuando leer es una aventura 2

Nuestra experiencia

En nuestro caso, hemos establecido 20 lecturas anuales en el primer ciclo, 25 en el segundo, y 30 en el tercer ciclo de Educación Primaria, si bien, en multitud de ocasiones hay alumnos y alumnas que alcanzan un mayor volumen, llegándose a contabilizar casos de más de 100 lecturas en un curso escolar. Resulta obvio que lo más importante no es la cantidad de lecturas, sino la generación de un hábito lector.

Se conforman equipos lectores al inicio del curso, que se estimulan mutuamente para participar posteriormente en los juegos de aventura. Más del 90% alcanzan los objetivos de cada trimestre y, en consecuencia, del curso. Asimismo, si algún alumno o alumna presenta dificultades en la lectura se adapta tanto la dificultad como el número de ejemplares a leer en función de sus características.

Es cierto que podríamos pensar que inicialmente habrá alumnos y alumnas que solo lean por participar en los citados juegos, pero cuando superan con creces el número acordado, cuando buscan con entusiasmo el siguiente número de una colección, cuando hablan con interés del libro que están leyendo, etc., estamos seguros de que no solo lo hacen por jugar, sino porque se está creando un hábito desde el placer por leer, más aún, teniendo en cuenta que este tipo de estrategia no se desarrolla de forma aislada, sino que forma parte de un conjunto de actuaciones a nivel de centro para fomentar el gusto por la lectura.

Hay muchas formas de acercar a nuestro alumnado a la lectura, pero solo aquellas en las que creamos firmemente tendrán resultado. Los juegos de aventura son una gran inyección de motivación en las primeras edades. Una gota de agua fresca en el fértil terreno de la animación a la lectura. ¿Comenzamos la aventura de leer?

Buscador Destacado

También te puede interesar

Mostrando 1 a 4 de 28 enlaces 1 2 3 4 5
Nodo: sv0205.ced.junta-andalucia.es
Ir al inicio