Saltar al contenido
Imagen representativa de la sección de A Fondo

A fondo

Queremos conocer tu opinión. Entrevista a Rosa Mª León Llamas

A fondo 1 (ROSA LEÓN 600 X 400.png)

El tratamiento de la información está directamente relacionado con la comprensión lectora, que supone una lectura activa, intencional, autorregulada y competente en función de unos objetivos.

Queremos conocer tu opinión. Entrevista a Rosa Mª León Llamas

Rosa León. Maestra de Educación Primaria en el CEIP Director Manuel Somoza de El Campillo (Sevilla).

José Mª Gómez Delgado. Redacción  Libro Abierto.

 

Rosa Mª León Llamas es maestra con 30 años de servicio que ha impartido docencia en todas las etapas educativas desde Educación Infantil al primer ciclo de la ESO. Está convencida de que la Competencia en Comunicación Lingüística está presente en cualquier actividad,  de que es esencial para articular el trabajo en las otras competencias, y de que los centros educativos deben establecer de forma consensuada sus principales líneas de actuación, así como innovar, normalizar y sistematizar las buenas prácticas para lograr una mejora en los rendimientos escolares del alumnado. Actualmente es Maestra tutora de 1º de EP, coordinadora PLC y responsable de la Organización y funcionamiento de la biblioteca escolar en el CEIP “Director Manuel Somoza” (El Campillo). Además, es Miembro del Equipo de Coordinación Pedagógica del Programa PLC de la Consejería de Educación. También ha ejercido como Asesora de Formación en el CEP Osuna-Écija (2008- 2012) y ha sido Colaboradora de la AGAEVE en la revisión de las pruebas ESCALA (curso 2014-2015). Su dinamismo la impulsó a ser Coordinadora del Proyecto de Innovación “Estrategias metodológicas para la expresión escrita desde un enfoque comunicativo” (convocatoria 2014).

 

Desde la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía se están impulsando diferentes planes y proyectos de ámbito lingüístico, ¿considera que la Competencia Informacional y la Competencia en Comunicación Lingüística pueden ser un punto de encuentro entre proyectos como PLC y las BBEE?

En mi opinión, la Consejería de Educación impulsa aquellos Planes y Programas que facilitan la innovación necesaria para abordar de forma adecuada los aprendizajes establecidos en la Ley Orgánica de Educación (LOE) y en la Ley de Educación de Andalucía (LEA). La LEA establece que, entre los aprendizajes que ha de asimilar el alumnado de Primaria y de la ESO de nuestra Comunidad Autónoma, es imprescindible “incorporar las nuevas competencias y saberes necesarios para desenvolverse en la sociedad, con especial atención a la comunicación lingüística y al uso de las tecnologías de la información y la comunicación”, y considera como la primera de las Competencias Clave “la Competencia en Comunicación Lingüística, referida a la utilización del lenguaje como instrumento de comunicación oral y escrita, tanto en lengua española como en lengua extranjera”

La Competencia Informacional consiste en la adquisición de habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información con objeto de transformarla en conocimiento. Estas habilidades son también necesarias para el desarrollo de las  destrezas comunicativas.

Desde el enfoque competencial de las actuales leyes de Educación, disponer de información no implica adquirir de forma automática conocimientos. Transformar la información en conocimiento exige desarrollar las destrezas que conforman la Competencia en Comunicación Lingüística. Es necesario desarrollar estrategias de razonamiento para organizar la información, relacionarla, analizarla, sintetizarla y hacer inferencias y deducciones de distinto nivel de complejidad para en definitiva, comprenderla e integrarla en los esquemas previos de conocimiento. Asimismo, es necesario comunicar la información y los conocimientos adquiridos empleando recursos expresivos que incorporen no sólo los diferentes lenguajes y técnicas específicas sino también las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación.

El Proyecto Lingüístico de Centro (PLC) es un documento compartido por la comunidad educativa, cuyo objetivo fundamental es el de favorecer el desarrollo de la Competencia en Comunicación Lingüística del alumnado, tanto en su vertiente oral como escrita. Desde un enfoque comunicativo, leer y escribir incluyen las habilidades que conforman la competencia informacional y serán las que permitan, a partir de distintos tipos de géneros discursivos, buscar, recopilar y procesar información, así como ser competente a la hora de comprender, componer y usar textos diferentes con intenciones comunicativas diversas.

En su artículo 113, la LOE encomienda a las bibliotecas escolares (BBEE) que contribuyan a «que el alumno acceda a la información, y otros recursos para el aprendizaje de las demás áreas y materias, y pueda formarse en el uso crítico de los mismos».

Así, podemos deducir que el PLC y las BBEE están en disposición de garantizar, regular y sistematizar las intervenciones relacionadas con la educación en el uso de la información y de recursos para el aprendizaje con la finalidad de desarrollar las competencias y, en particular, la competencia en comunicación lingüística y la competencia informacional.

 

Desde su punto de vista como Coordinadora Provincial del programa PLC, ¿qué   trabajo en común  puede hacerse desde el  PLC y las BBEE?

Fernando Trujillo define el Proyecto Lingüístico de Centro como un intento sistemático de poner al servicio del desarrollo de la competencia en comunicación lingüística de nuestro alumnado todos los recursos y el potencial educativo de un centro. Partiendo de esta definición, debemos concebir  las bibliotecas escolares como centros de recursos y de apoyo curricular en todo lo referente a la lectura (especialmente lecturas extensivas) y de forma más específica en todo aquello que haga referencia al acceso y uso de la información.

El trabajo en común del PLC y las BBEE nos lo encontramos fácilmente al llevar a cabo tareas integradas o multicompetenciales, proyectos, aprendizaje basado en problemas, etc. donde hay una integración global de las áreas de conocimiento y cuyo objetivo final es la mejora de todas las competencias clave. La Competencia en Comunicación Lingüística es esencial para articular el trabajo en las otras competencias, siendo además necesaria una biblioteca escolar bien dotada, así como un acceso rápido y efectivo a las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento, ya no solo como canal de localización y transmisión de contenidos, sino como herramienta fundamental para la generación de los mismos.

 

Desde su dilatada experiencia, ¿cree que los docentes dedicamos suficiente tiempo para desarrollar tareas que favorecen el desarrollo de la Competencia Informacional (búsqueda, tratamiento de la información y comunicación del conocimiento)?

Sinceramente creo que el tiempo dedicado al desarrollo de la Competencia Informacional es insuficiente. Además, normalmente no se tienen definidos los contenidos que integran esta competencia, no hay establecida una secuencia de los mismos a lo largo de cada una de las etapas educativas, no se trabaja de forma sistemática ni con una metodología adecuada.

 

¿Qué factores considera que inhiben en bastantes ocasiones el desarrollo sistemático en las aulas de habilidades implicadas en la Competencia Informacional, a pesar de la relevancia y el peso que tiene esta competencia en los currículos de las enseñanzas obligatorias?

En el desarrollo  de la competencia informacional se debe otorgar un papel primordial a los contenidos de tipo procedimental dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje. Este tipo de contenidos se relacionan con el saber hacer y su objetivo es dotar a los escolares de las habilidades, técnicas y estrategias necesarias para llevar a cabo un plan de actuación determinado ante una situación problemática concreta. Estos contenidos siempre han supuesto una tarea difícil para los docentes a la hora de adaptarlos al Diseño Curricular y de establecer una secuencia que permita un trabajo sistemático y coordinado a lo largo de toda la escolaridad.

 

¿En qué habilidades de la Competencia Informacional considera que presentan más dificultades nuestros escolares?

Dependiendo de la metodología usada en la enseñanza-aprendizaje de estos procesos, las dificultades serán de diferente tipo. Estas habilidades reposan principalmente en contenindos procedimentales y deben ser tratadas como un conjunto de acciones ordenadas secuencialmente y encaminadas al logro de un objetivo que incluye reglas que hay que conocer, uso de herramientas TIC y una metodología específica para su enseñanza-aprendizaje.

Si elegimos una metodología adecuada que sea inclusiva y que contemple las fases de modelado, práctica guiada y práctica independiente, habrá un acompañamiento en el aprendizaje de esos procesos. La orientación de la enseñanza debe dirigirse al proceso y no solo al control del producto.

También debemos tener en cuenta que la enseñanza de las habilidades que conforman la competencia informacional debería partir de la realización de tareas concretas que inciten, en el proceso, a aprender todo lo necesario para llevarlas a cabo; vinculadas a situaciones reales.

 

Centrándonos en la fase de tratamiento de la información (analizar, interpretar y manipular la información), ¿dónde considera que encuentra nuestro alumnado las mayores dificultades y qué actuaciones podríamos desarrollar los docentes para paliar las mismas?


El tratamiento de la información está directamente relacionado con la comprensión lectora, que supone una lectura activa, intencional, autorregulada y competente en función de unos objetivos. Así, las mayores dificultades en la fase del tratamiento de la información derivarían de las dificultades en la comprensión lectora. Para conseguir transformar la información en conocimiento personal, el alumnado ha de integrar la información recogida de las fuentes seleccionadas, estableciendo conexiones con los conocimientos previos, hacer inferencias, formular conclusiones y elaborar una nueva información. Esto no es posible sin  estrategias de comprensión lectora.

 

En cuanto a la fase de comunicación de la información, ¿qué recomendaciones nos ofrece de cara a mejorar las destrezas lingüísticas vinculadas a la expresión?


La fase de comunicación de la competencia informacional está directamente relacionada con las destrezas implicadas en los procesos de expresión, ya sean orales o escritos. Distintos autores, entre ellos Cassany y Camps, han dejado establecidos los procesos cognitivos de carácter ejecutivo que intervienen en el acto de escribir: 

  • Planificación: buscar, organizar y desarrollar las ideas. 
  • Textualización: redactar el texto.
  • Revisión: evaluar y revisar.

Como podemos ver, los procesos de planificación están directamente relacionados con la fase del tratamiento de la información de la competencia informacional. Los procesos de textualización y revisión tienen que ver con la fase de comunicación. Los procesos implicados en la escritura son procesos que no deben ser entendidos como meras etapas sucesivas, sino de carácter  recursivo, es decir, durante la fase de redacción del texto es posible modificar la estructura del mismo (planificación) o llevar a cabo revisiones de párrafos anteriores.


Las implicaciones de este modelo para la enseñanza de la escritura son claras: el docente debe orientar al alumnado para que se acostumbre a planificar sus escritos ( borradores, esquemas…) y a revisarlos,  no sólo en los aspectos ortográficos sino también en lo que se refiere a la estructura y a las características discursivas propias de los distintos géneros.


En cuanto a la exposición oral,  no  debería realizarse de forma improvisada. Para llevar a cabo una exposición oral es necesario documentarse previamente, a través de la lectura de diferentes fuentes de información (planificación), y escribir el discurso que se va a producir oralmente (textualización y revisión). Además deben trabajarse aspectos específicos como son la utilización de un registro adecuado, la soltura y la fluidez verbal, entre otros.

 

Partiendo de la idea que “la motivación es el motor del aprendizaje”, seguramente tendrá alguna vivencia en la que  se aprecie el entusiasmo e ilusión del alumnado por aprender de otro modo, desde un enfoque comunicativo e investigativo, buscando, analizando, procesando y comunicando la información que resulta de interés para ellos/as; generando conocimientos auténticos y permanentes. ¿Qué imágenes  o frases  de sus alumnos/as le vienen a la mente?


Me vienen muchas imágenes, pero os voy a contar una situación vivida hace unos días en mi tutoría de primero. En el curso anterior, en la etapa de Educación Infantil, al trabajar el tema de los animales, los niños y niñas hicieron un “museo de los animales”. La maestra dio a los contenidos un enfoque por tareas, con lo que activó la motivación del alumnado trayendo a la clase los intereses y necesidades concretas del grupo, involucrándolos activamente en la elección, realización y consecución de la tarea, dándoles libertad, y por tanto responsabilidad, para decidir lo que necesitaban aprender y cómo lo iban a aprender. El alumnado buscó información sobre los animales, creó sus obras, montó la exposición, publicitó su trabajo y presentó a los visitantes la obra.  Al encauzar la energía que genera la motivación, el aprendizaje resultó altamente eficaz y significativo. Un año después, en primero, al surgir el tema en clase, pude comprobar los extensos conocimientos permanentes adquiridos a pesar de su corta edad.

 

Desde su perspectiva como docente y asesora del CEP, ¿hacia dónde debería dirigirse la escuela en relación a la Competencia Informacional?


Creo que hay un  acuerdo  generalizado en referencia a la necesidad de enseñar y aprender el uso de la información, en cuanto a su acceso y recuperación pero también en su tratamiento y comunicación. El futuro pasa por implementar acciones de coordinación educativa que permitan al profesorado trabajar de forma colaborativa para poder articular el desarrollo de la competencia informacional de forma completa y sistematizada; es una necesidad curricular que implica a todas las áreas y contempla un cometido específico para la biblioteca escolar que tiene que ver con el hecho de que una única estructura (la biblioteca escolar) garantice al alumnado unos mínimos de entrenamiento en habilidades de localización, análisis, evaluación y uso de la información.

 

Para finalizar, ¿qué mensaje enviaría a los docentes que trabajan desde las BBEE para que se aventuren a dinamizar proyectos, tareas, talleres,… encaminados al desarrollo de la Competencia Informacional?


El apoyo de la Biblioteca Escolar en el ámbito de la Competencia en Comunicación Lingüística y de la Competencia Informacional se vincula principalmente al soporte de los proyectos de aula, trabajos de investigación, tareas, talleres, etc.  que se llevan a cabo en los distintos ciclos o niveles de un centro educativo.


A su vez este apoyo puede y debe ser enriquecido con la posibilidad de ejercer una función de coordinación educativa en referencia al desarrollo de los contenidos implicados en la Competencia Informacional.


La Biblioteca Escolar estará en disposición de ejercer esta función de apoyo curricular solo si, además de ser conceptualizada como centro de recursos, se le reconoce, dentro de la organización y planificación educativa del centro, la posibilidad de intervenir como agente pedagógico interdisciplinar. 

Buscador Destacado

También te puede interesar

  • Canal Lector

    Web de recomendación de libros infantiles y juveniles editados en español en los diversos países que comparten la lengua. Los libros son seleccionados por equipos de especialistas en literatura infantil y juvenil entre las novedades que publica la industria editorial, con el objetivo de ofrecer una información básica sobre cada uno de los títulos considerados adecuados para cada edad.

Mostrando 1 a 4 de 26 enlaces 1 2 3 4 5
Nodo: sv0205.ced.junta-andalucia.es
Ir al inicio