Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

Varicela

Descripción de la enfermedad

La varicela es una enfermedad infecciosa muy contagiosa producida por el virus de la varicela zóster, más frecuente en edad infantil y habitualmente de curso clínico benigno. En el 90% de los casos, se produce antes de los 12 años de edad.

Solo la padecen los humanos, y la transmisión es de persona a persona, por vía respiratoria o por contacto.

Las manifestaciones clínicas habituales consisten en: fiebre, erupción cutánea en forma de pequeñas vesículas, en número variable y que comienzan en la cabeza, incluyendo el cuero cabelludo, y tronco, extendiéndose después a extremidades. Hasta en un 15% de los niños con varicela pueden desarrollar complicaciones, en ocasiones graves, sobre todo por sobreinfecciones bacterianas a nivel pulmonar, osteoarticular y tejidos blandos, así como complicaciones neurológicas como encefalitis aguda. Las complicaciones son también mas frecuentes en las personas con inmunodepresión.

Su padecimiento en la edad adulta suele producir mayor sintomatología clínica y complicaciones. Si se padece durante el embarazo, puede producir un síndrome malformativo congénito; si se padece en los días cercanos al parto, puede producir varicela grave en el recién nacido.

El padecimiento de la varicela habitualmente conlleva el acantonamiento permanente del virus en los ganglios de la médula espinal, es decir, que se quede en esos ganglios nerviosos durante toda la vida. A partir de entonces, el virus se puede reactivar y producir una erupción característica llamada herpes zóster, también conocida como “culebrina o culebrilla”, en cualquier momento de la vida, aunque es más frecuente a partir de los 50 años. En la mayoría de los casos, la causa de la reactivación no se conoce, aunque la depresión inmunitaria la favorece o la precipita. En niños y adolescentes no suele ocasiones problemas y se cura sin medicación. Pero en mayores puede producir complicaciones, siendo la más frecuente la neuralgia, dolor de tipo neuropático, que permanece durante un tiempo prolongado después de la desaparición de la erupción. Es especialmente molesto cuando se produce en la zona de la cara.

La varicela es fácilmente prevenible mediante vacunación. Ésta se introdujo en el calendario vacunal sistemático infantil de Andalucía en 2017, con dos dosis (15 meses y 3 años). A los 12 años se realiza una vacunación de rescate para aquellos que no están vacunados (o solo con una dosis) y no han pasado la enfermedad. Existe la opción de vacunarse hasta los 50 años para personas con la misma situación (ver más abajo).

Recomendaciones de vacunación

Existen dos preparados comercializados en España: Varilrix y Varivax. Se administrará el preparado disponible para su administración en el SSPA.

Se recomienda la vacunación frente a la varicela por vía subcutánea. Esta recomendación está vigente en Andalucía desde enero 2016 (para nacidos desde octubre de 2014). se recomienda una pauta de 2 dosis de la siguiente forma:

A los 15 meses

A los 15 meses de edad se administra la primera dosis de la vacuna de la varicela por vía subcutánea.

A los 3 años

A los 3 años se aplica de forma simultánea con la vacuna triple vírica.

Aclaraciones y situaciones especiales

Recomendaciones de calendario acelerado en caso de pautas incompletas si no se ha pasado la varicela y se presentan los siguientes criterios:

  • Desde los 12 años de edad:
    • Si no han recibido ninguna dosis: se recomiendan 2 dosis, separadas por al menos 4 semanas (preferiblemente 8 semanas).
    • Si han recibido una dosis: se recomienda una dosis, siempre que hayan pasado al menos 4 semanas (preferiblemente 8 semanas) de la primera dosis.
  • Personas nacidas a partir del 1 octubre de 2014:
    • Con al menos 16 meses de edad, que no hayan recibido ninguna dosis: pueden administrársela en cualquier momento, y se esperará a recibir la segunda dosis a partir de cumplir los 3 años de edad, debiendo haber pasado al menos 4 semanas (preferiblemente 8 semanas) entre las dos dosis.
    • Con al menos 4 años de edad, que hayan recibido solo una dosis: se recomienda una dosis, siempre que hayan pasado al menos 4 semanas (preferiblemente 8 semanas) de la primera dosis.
  • Antecedente de varicela antes de los 12 meses de vida. Puede ser poco expresiva y de dudoso diagnóstico. En general, se recomienda no tenerla en cuenta (sobre todo si ocurrió en los primeros 6 meses o si ocurrió de forma leve en cualquier momento de los primeros 12 meses), y realizar vacunación con la pauta estándar. Si ocurrió entre los 6 y 12 meses de edad y el diagnóstico es claro, pueden ser considerados inmunes y, por tanto, omitir la vacunación.
  • Coadministración con otras vacunas. La vacuna de la varicela es viva atenuada. Puede administrarse a la vez que vacunas inactivadas y vivas.
  • Intervalo recomendable de administración de la vacuna de la varicela ante otra vacunación reciente o viceversa.
    • Entre la vacuna de la varicela y otras vacunas vivas atenuadas de tipo parenteral (ej: triple vírica), o entre vivas atenuadas y la vacuna de la varicela: dejar un intervalo de al menos 4 semanas.
    • Entre la vacuna de la varicela y vacunas inactivadas, o entre inactivadas y varicela: no es necesario esperar ningún tipo de intervalo.
  • Intervalo recomendable entre hemoderivados y la vacuna de la varicela. Dependiendo del tipo de hemoderivado, se debe esperar un intervalo mínimo:
    • Inmunoglobulina inespecífica en dosis altas (2 gramos/kg): 11 meses.
    • Plasma, plaquetas: 7 meses. Concentrado de hematíes: 5-6 meses.
  • Exposición a un caso de varicela: En personas a partir de 9 meses de edad susceptibles (no vacunadas o vacunadas con una sola dosis), se recomienda la vacunación en los primeros 3 días (con Varilrix) o 5 días (en caso de Varivax) tras el contacto. En caso de contraindicación de la vacuna (ej: menores de 9 meses, embarazadas, inmunodeprimidos): inmunoglobulina inespecífica.

Entre 12 y 50 años (Vacunación de Rescate)

En adolescentes desde los 12 años de edad que no refieran antecedentes de haber pasado la varicela ni se hayan vacunado, se administrarán 2 dosis con un intervalo mínimo de 4 semanas (preferiblemente 8 semanas); si tienen una dosis previa, se administrará una dosis.

Se aprovechará el contacto con los servicios sanitarios, incluyendo los de prevención de riesgos laborales, para revisar el estado de vacunación.

En población adulta de hasta 50 años que no cumplan ninguno de los 3 criterios siguientes:

Se realizará una determinación serológica. Si la persona es susceptible (IgG negativa), se administrarán dos dosis de vacuna frente a varicela con un intervalo de 4-8 semanas entre ambas dosis.

Si hubieran recibido previamente una dosis, se administrará una 2ª dosis, siempre que hayan pasado al menos 4 semanas (preferentemente 8 semanas) de la primera dosis.

Esta vacunación está contraindicada en embarazadas y en personas inmunodeprimidas. Las mujeres deberán evitar el embarazo en las 4 semanas siguientes a la administración de cualquier dosis de vacuna de la varicela.

  • Antecedentes de varicela
  • Historia de herpes zóster
  • Documentación de vacunación con dos dosis

Calendario de vacunaciones