Protección de la persona consumidora

La protección de las personas consumidoras abarca áreas como la prevención, la formación y la información de la ciudadanía acerca de sus derechos al establecimiento de mecanismos adecuados para la resolución de conflictos.

Resolución de conflictos

Existen diferentes vías para solucionar los conflictos de consumo sin necesidad de recurrir a la vía judicial.

  • La mediación es una vía voluntaria de resolución de conflictos que aceptan voluntariamente tanto las personas consumidoras como las vendedoras o prestadoras de servicios para tratar de llegar a un acuerdo entre ambas partes.
  • El arbitraje es una vía más rápida que la judicial para resolver conflictos en materia de consumo. A diferencia de la mediación, el resultado del acuerdo tiene un valor ejecutivo que, en caso de incumplimiento, puede ser llevado al juzgado.

Participación de las personas consumidoras

Consejo Andaluz de Consumo

Su objetivo es defender los intereses de las personas consumidoras y usuarias, promoviendo la mediación.

Está compuesto por representantes de las asociaciones de consumido y uso, del empresariado andaluz y de las entidades locales.

Consejo de Personas Consumidoras y Usuarias de Andalucía

Se trata de un órgano de consulta y representación. Su principal finalidad es que las necesidades y los intereses de las personas consumidoras y usuarias andaluzas lleguen a los organismos en los que se toman decisiones relacionadas con el consumo.

Se trata de un órgano compuesto únicamente por representación de personas consumidoras.

Tanto el Consejo Andaluz de Consumo como el Consejo de Personas Consumidoras y Usuarias de Andalucía comparten la misma sede central.

Plan de Inspección de Consumo

La Consejería de Salud y Familias desarrolla cada año un Plan de Inspección de Consumo para garantizar los derechos de las personas consumidoras andaluzas mediante la comprobación del cumplimiento de las normas vigentes. 

Para 2022 se ha fijado la ejecución de 24 campañas que van a suponer la realización de alrededor de 8.000 controles, incluyendo controles de etiquetado y toma de muestras de productos para su ensayo en el laboratorio. Estas actuaciones se llevan a cabo en el marco general del Plan de Inspección de Consumo de la Junta de Andalucía, que recoge anualmente más de una veintena de campañas y miles de controles en los tres grandes bloques:

  • Sector servicios: el bloque en el que se desarrollan el mayor número de inspecciones previstas en el plan, con 4.775 actuaciones (el 58% del total) en el marco de 8 campañas distintas.
  • Sector de los alimentos: también sometido a un riguroso control, contempla más de 1.600 actuaciones (el 20% del total) en 7 campañas..
  • Sector de productos industriales: el tercer gran bloque, con un total de 8 campañas y casi 1.800 actuaciones(el 22% del total).

Más información