Feb
16
|
17
20:00

SALA

B

Danza

MARÍA CABEZA DE VACA

Cabeza de Vaca

 

ESTRENO ABSOLUTO

 

CREACIÓN E INTERPRETACIÓN  María Cabeza de Vaca MÚSICA ORIGINAL Y ESPACIO  SONORO Fran MM Cabeza de Vaca (voz en tape: Christian Fernández Mirón) DISEÑO ILUMINACIÓN Benito  Jiménez TOCADO PLUMAS Patricia Bufunna FOTO Jose Toro ILUSTRACIÓN Ana M. Cabeza de Vaca ACOMPAÑAMIENTO EN LA PRODUCCIÓN Trans-Forma Producción Cultural

 

En complicidad con CAS / Centro de las  Artes de Sevilla, EL GRANER / Fábrica de creación de Barcelona, C3A – Córdoba / Centro de Creación  Contemporánea de  Andalucia, MOLAR discos y libro - Madrid, Andyjoke.

 

 

SIEMPRE ARRIESGADA, INTERNÁNDOSE, COMO SUS ANTEPASADOS, EN TERRITORIOS INEXPLORADOS…

 

MARÍA CABEZA DE VACA HACE UN EJERCICIO DE AUTO-DESVELAMIENTO PARA RECUPERAR SU “IDENTIDAD” FRENTE AL PÚBLICO.

 

 

Andrés Reséndez afirma que no existe ningún otro viaje tan dramático y emocionante como el de Cabeza de Vaca y sus hombres. De los trescientos hombres que salieron a colonizar Florida en 1528, solo cuatro sobrevivieron. Se convirtieron así en los primeros extranjeros en contemplar lo que sería el sudeste de Estados Unidos y el norte de México, en los primeros no nativos en describir esta vasta tierra y sus gentes. Y a la inversa, un número incontable de nativos que habitaban el interior del continente vivieron la travesía como un augurio extraordinario, un primer roce con el mundo que quedaba más allá de América. Los nativos llamaron a los cuatro viajeros “Los hijos del sol” porque parecían proceder de unas tierras remotas…

 

Valgan estas palabras como pista para comenzar a vislumbrar el punto de partida del nuevo trabajo de esta bailarina y creadora, significada por la singularidad de su trayectoria.

 

 

Un punto de partida que la propia creadora confirma al declarar:

Soy María M. Cabeza de Vaca bailarina y creadora y soy descendiente de Álvar Núñez Cabeza de Vaca. (1488/1490), descubridor y conquistador español que exploró la costa sur del continente norte de América, siendo el primer europeo en llegar a las cataratas de Iguazú.

“Cabeza de Vaca” no es mi nombre artístico como a menudo cree la gente, es mi apellido materno. Mi abuelo además del apellido nos dejó manuscritos donde aparece el árbol genealógico que a través de varias generaciones conecta mi familia con este personaje histórico.

En este nuevo proyecto vuelvo a viajar en busca de una identidad, esta vez utilizo el viaje de mi antepasado para conectar con las mismas obsesiones de anteriores trabajos: el proceso creativo como viaje transformador y la necesidad de encontrar un sentido a lo absurdo de la existencia humana

El 17 de junio de 1527, Álvar Núñez Cabeza de Vaca partió de Sanlúcar de Barrameda, rumbo a América, en una expedición que tenía por objetivo la conquista de Florida y la búsqueda de la Fuente de la eterna juventud.

Utilizo episodios del viaje del conquistador a través del nuevo mundo para conectar con mi propia aventura vital y profesional. En mi viaje, al igual que mi antepasado en busca de la fuente de la “eterna juventud”, mezclando texto, danza, y acciones plásticas, vuelvo a encontrar los motores que siguen activando las ganas de crear.