Autora del Año

 

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, a través de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, rinde homenaje como Autora del Año 2022 a la escritora Cecilia Böhl de Faber (Morges, Suiza, 1796-Sevilla, 1877), más conocida por el seudónimo masculino de Fernán Caballero, quien representa “un eje clave de la historia literaria española del siglo XIX”, según la valoración unánime de la comisión asesora del CAL, encargada de la designación.

Con este programa, el Centro Andaluz de la Letras homenajea cada año a un autor o autora con el objeto de mantener y acrecentar la memoria de figuras destacadas de nuestro rico patrimonio literario e intelectual. En este caso, se trata de devolver a Cecilia la importancia que tuvo como creadora, abordando su figura desde la modernidad.

Programación Día Internacional del Libro, 23 de abril

El programa conmemorativo de la Autora del Año 2022 arrancó con el Día del Libro con el que se pretende traer a la modernidad a Cecilia Böhl de Faber revisando los clichés que han ocultado su innovación creadora. Los actos centrales del Día Internacional del Libro se celebraron los días 19, 20 y 21 de abril en Sevilla, Málaga y Cádiz, ciudades vinculadas con la escritora.

El 19 de abril la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla acogió la conversación en torno a la Autora del Año con Mercedes Comellas y la directora del CAL, Eva Díaz Pérez. El 20 de abril, en la sede del Centro Andaluz de las Letras en Málaga, tuvolugar el acto conmemorativo de la Autora del Año 2022 a cargo de Herminia Luque en conversación con Regina Sotorrío. El tercer y último acto fue el 21 de abril, en la Biblioteca de Cádiz, con otra conversación sobre Fernán Caballero a cargo de Marieta Cantos y Pepa Pacheco.

En esta edición, la Catedrática de Literatura Española y escritora, Amelina Correa, ha elaborado el manifiesto a favor de la lectura, titulado ‘Enciende una luz’ con el que el Centro Andaluz de las Letras invita a los centros educativos, universidades, bibliotecas e instituciones culturales a fomentar la lectura.

Amelina Correa realiza un emotivo y bello elogio a los libros que marcaron su vida, o la vida de otras muchas mujeres como la de Cecilia Böhl de Faber, pero también nos anima a leer y abrir un libro en estos momentos de incertidumbre: “Por eso tú, que ahora atiendes mis palabras, abre un libro y bebe como si saciaras tu sed en una antigua fuente. Lee sus páginas y enciende una luz para intentar que el mundo sea un lugar un poco menos oscuro”, finaliza el manifiesto para celebrar el Día del Libro que se puede descargar el texto completo desde la web del CAL.

Paralelamente, se puso en marcha el 23 de abril un programa de narrativa digital titulado ‘Fernán Caballero, hacia la modernidad’ en el que se difundieron píldoras virtuales para reflejar fragmentos de sus libros como La Gaviota, La familia de Alvareda, Clemencia, La Estrella de Vandalia, Una en otra, Un servilón y un liberalito o sus libros dedicados a la recopilación de la literatura popular. El objetivo de este hilo narrativo se basa en ahondar sobre su obra y su vida con una mirada contemporánea ajena a los tópicos que en ocasiones han eclipsado la fuerza creadora e innovadora de esta escritora poliédrica y contradictoria. Una autora que toda su vida se debatió entre sus aspiraciones literarias y su deber moralista, un tema que se desvela en su abundante correspondencia convertida en curioso laboratorio de experimentación narrativa. Cecilia Böhl de Faber fue la autora con mayor creación epistolar en competencia sólo con Juan Valera.

Por último, destacamos la imagen elegida para celebrar el Día Internacional del Libro que corresponde a un retrato desconocido de Fernán Caballero. El cartel del Día del Libro está tratado por el diseñador gráfico Manolo Ortiz que se ha basado en un cuadro de Cecilia Böhl de Faber (Fernán Caballero), fechado en 1826, de Óleo sobre lienzo de una colección particular. El autor del cuadro es anónimo.

Programa conmemorativo en Cádiz y Sevilla

Cecilia Böhl de Faber, que vivió entre Cádiz y Sevilla, y autora de celebradas novelas como ‘La Gaviota’, protagonizará un amplio programa dedicado a difundir su vida y su obra en esas dos ciudades durante los meses de junio y octubre.

Este homenaje de reconocimiento busca devolver la importancia que tuvo como creadora. Durante muchos años Fernán Caballero ha formado parte de las materias curriculares en los centros educativos y del imaginario popular, pero la intención del Centro Andaluz de las Letras se basa ahora en abordar su figura desde la modernidad y revisar los clichés que la han definido como símbolo de cierta corriente reaccionaria.

Tras la celebración del Día del Libro, el programa de actividades de la Autora del Año continuará en Cádiz el 2 de junio con la apertura al público de la exposición sobre Fernán Caballero en el Museo de Cádiz. La muestra, comisariada por la profesora Marieta Cantos, revisará su papel como verdadera renovadora de la novela española de mediados del siglo XIX que eclosionaría en el realismo y el naturalismo. La exposición mostrará en 2 vitrinas publicaciones y fotografías de diferentes etapas de su vida acompañadas de 15 paneles diseñados para su posterior itinerancia por las ocho provincias andaluzas. Paralelamente, tendrá lugar un paseo literario por el Cádiz de Fernán Caballero a cargo de la poeta Ana Rossett el 7 de junio.

La autora de ‘La familia de Alvareda’ será la protagonista de diversas actividades en los meses de octubre y noviembre en Sevilla. Entre ellas destacan la inauguración de la exposición de Fernán Caballero en la Casa Murillo, la presentación del cuaderno didáctico elaborado por Herminia Luque destinado a jóvenes andaluces, de una antología coordinada por la profesora Marieta Cantos y del catálogo científico coordinado por Mercedes Comellas, un paseo literario por la Sevilla de Fernán Caballero y unas jornadas dedicadas a la Autora del Año en la Real Academia Sevillana de las Buenas Letras. En la misma fecha, se celebrarán visitas a la biblioteca de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras para visitar el fondo bibliográfico, fotográfico, pictórico y material vinculado a Fernán Caballero.

Cecilia-Fernán era hija del hispanófilo y cónsul alemán en Cádiz Juan Nicolás Böhl de Faber y la también escritora Frasquita Larrea, impulsora de célebres tertulias en el Cádiz de las Cortes. Entre sus novelas de costumbres destacan -además de La Gaviota y La familia de Alvareda- Clemencia, La Estrella de Vandalia, Una en otra, Un servilón y un liberalito o sus libros dedicados a la recopilación de la literatura popular.

Toda su vida está llena de contradicciones entre sus ideas tradicionales acerca del papel de la mujer y su decidida y audaz vocación literaria. Lo demostró con el obsesivo tema del adulterio en sus novelas o su polémica biografía de episodios transgresores como sus tres matrimonios o los escándalos por sus tormentosas relaciones.

Cecilia Böhl de Faber pertenece a esa estirpe de valientes mujeres creadoras del siglo como Emilia Pardo Bazán, Carolina Coronado, Gertrudis Gómez de Avellaneda o Rosalía de Castro. Y también de esa saga de autoras que practicaron el juego del doble usando un seudónimo masculino como las hermanas Brontë con Charlotte (Currel Bell), Emily (Ellis Bell) y Anna (Acton Bell); Marie Anne Evans (George Eliot) o la francesa Amantine Aurore Dupin (George Sand) también aficionada a fumar en público como Cecilia, habitual ‘tomadora’ de tabaco inglés.

La escritora se plantea así en la programación del CAL como un reto y un desafío para difundir al gran público la profunda complejidad, dualidad y contradicción de una autora que, en la famosa metáfora de Rafael Montesinos, fue “un gran calamar andaluz” por la capacidad para camuflarse en su tinta.

Cecilia Böhl de Faber


Cecilia Böhl de Faber (Morges, Suiza 1796- Sevilla, 1877). Escritora que firmaba su obra con el pseudónimo de Fernán Caballero. Fue hija del hispanófilo alemán Juan Nicolás Böhl de Faber.

Su padre la educó en el catolicismo. A los diecinueve años se casó con un joven capitán de infantería que murió al año siguiente en Puerto Rico. En 1822 se casó en segundas nupcias con el marqués de Arco Hermoso, y con él vivió en sus casas de Sevilla y el campo, de donde sacó material para sus novelas y sus cuadros rurales y de costumbres. Después de la muerte del marqués, Cecilia casó, por tercera y última vez, con Antonio Arrom de Ayala. Fue a causa de su precaria situación económica que consideró la publicación de sus obras. La Gaviota se publicó por entregas en El Heraldo en 1849. De inmediato esta novela escrita originalmente en francés, fue considerada como digna de Walter Scott. La escribió como reacción contra los folletines sensacionalistas que eran muy populares en los periódicos; además, daba una visión muy real de cómo se comportaban y hablaban los españoles de la época. La obra trata del matrimonio fracasado del doctor Stein con la hija de un pescador, a quien llaman «la Gaviota». La mujer se enamora de un torero y abandona a su marido para convertirse en cantante profesional. El doctor Stein sale para los Estados Unidos y «la Gaviota» regresa finalmente al hogar; perdida la voz, sólo le queda casarse con el barbero. Las escenas de la vida andaluza, que son la verdadera razón de ser de la novela, son absolutamente convincentes, pero evidentemente, no reflejan la vida española, ya que la autora seleccionó lo que consideró más pintoresco.

Su novela siguiente fue Clemencia, en la que una mujer desdichada en su matrimonio acepta esa carga con resignación; Cuadros de costumbres populares andaluces (1852); La Farisea (1853); Lágrimas, novela de costumbres contemporáneas (1853); y La familia de Alvareda, novela original de costumbres populares (1856), escrita en alemán treinta años antes de su publicación en España. Otras obras suyas son Una en otra, Callar en vida y perdonar en muerte y Con mal o con bien a los tuyos te ten (todas de 1856); Un servilón y un liberalito, o tres almas de Dios (1857); Relaciones (1857) y el cuadro de costumbres breve Deudas pagadas (1860).

El papel de Cecilia Böhl de Faber en la narrativa hispánica es clave. Ha sido considerada como la impulsora de la renovación de la novela española, que durante los siglos XVIII y primera del XIX había perdido el brillo que tuvo en la Edad de Oro.

La obra narrativa de Fernán Caballero se conecta con su vida de modo muy vigoroso. En sus ficciones defenderá las ideas tradicionales: sobre cualquier canon novelístico predominaba, para ella, el dogma antiliberal. Entendió su labor creativa como la de un investigador del folclore dedicado a rastrear costumbres llamadas a desaparecer por el empuje del progreso y de las ideas llegadas del exterior. Sus novelas presentan una serie de escenas hilvanadas por un hilo conductor de clara ascendencia romántica, regido por la ideología de la tradición; realidad poetizada por un fuerte deje idealista y deformada por el gusto moralizanda y por las frecuentes digresiones de la autora. Aun así, la resonancia de sus novelas y su influencia fue considerable, especialmente entre escritores como Antonio Trueba o Luis Coloma. Galdós reconoció las aportaciones de Caballero al renacimiento del arte de novelar.

 

Fuente: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Imagen: Cartel Día Internacional del Libro 2022 dedicado a la Autora del Año, Cecilia Böhl de Faber. Se trata de una imagen tratada por el diseñador gráfico Manolo Ortiz que se ha basado en un retrato desconocido de Fernán Caballero.

Detalles del cuadro: Anónimo, Retrato de Cecilia Böhl de Faber (Fernán Caballero), h. 1826. Óleo sobre lienzo. 90,5 x 74 cm. Colección particular.

 


Actividades del programa.