Feb
07
|
08
21:00

SALA A

Danza

FRANÇOIS CHAIGNAUD/CARTE BLANCHE THE NORWEGIAN NATIONAL COMPANY OF CONTEMPORARY DANCE

Soufflette

 

 

Coreografía: FRANÇOIS CHAIGNAUD Espectáculo para 14 intérpretes

 

ESTRENO EN ESPAÑA

 

 

14 BAILARINES REUNIDOS EN IKEBANA —ARTE JAPONÉS DEL ARREGLO FLORAL— CUYO VESTUARIO ACABA POR CONVERTIR SUS CUERPOS EN FLORES.

SOUFFLETTE. UN ESPECTÁCULO EN EL QUE GRUPOS POLIMORFOS SE APROPIAN DE LOS CANTOS POLIFÓNICOS INSPIRADOS POR LAS INVESTIGACIONES DE LA ESCUELA DE NOTRE-DAME (PARÍS), EN LOS SIGLOS XII Y XIII PARA REEMPLAZAR AL GREGORIANO.

UN ESPECTÁCULO QUE SE CONVIERTE EN UN PRIMER INTENTO DE CREAR UNA COMUNIDAD A TRAVES DEL ARTE.

 

Nacido en Rennes, François Chaignaud estudia danza desde los 6 años, hasta conseguir acabar su formación en el Conservatorio de Danza de París en 2003 y, acto seguido, colaborar con coreógrafos de la talla de Boris Charmatz, Emmanuelle Huynh, Alain Buffard y Gilles Jobin. Desde 2013 crea sus primeros espectáculos y se dota de una voz propia en la que danza y canto se contaminan, consiguiendo situar sus coreografías a medio camino del movimiento sensual del cuerpo y la música, interpretada por los propios intérpretes de sus espectáculos. Todo ello, unido a las constantes y heterogéneas referencias históricas —desde la literatura erótica a las artes sacras—, lo han convertido en una de las figuras más singulares de la danza contemporánea internacional. Referencias a la modernidad coreográfica de principios del siglo XX —signifícativamente Isadora Duncan— a las vanguardias actuales, técnicas del ballet clásico unidas a las danzas urbanas se dan cita en sus producciones.

 

Para su nueva pieza, Soufflette, un encargo de la Compañía Nacional Noruega Carte Blanche —formación abierta a las colaboraciones de coreógrafos/as contemporáneos de todo el mundo—, François Chaignaud ha querido contar además con un vestuario sorprendente de Romain Brau: gruesos jerséis, como si de restos de vestidos se tratase, que producen voluntariamente efectos de percusión.

 

SOUFFLETTE, UN ESPECTÁCULO PARA VER Y ESCUCHAR.

 

Soufflette es un viaje sonoro que navega desde las orillas de la Edad Media hasta nuestros días con una maravillosa versión a capella de Killing Me Softly with His Song que haría palidecer a la propia Lauryn Hill.

 

Una producción llena de referencias a Botticelli combinadas con las de la cultura clubbing, en la que Chaignaud reivindica: un intercambio de aliento, de “souffle” a través de los siglos.

 

El espectáculo comienza con una especie de baúles-cabina de donde van saliendo, uno a uno, los bailarines. Vestidos con gruesos jerséis de lana, como si de crisálidas se tratase, los intérpretes comienzan a evolucionar en un clarooscuro seductor, dando lugar a un trance en calma así como a una variación de La consagración de la primavera. Más tarde, un cambio de vestuario parece anunciar que esa especie de bacanal a la que asistimos va a cambiar inesperadamente hasta convertirse en una rave. Podemos detectar aquí y allá elementos de las danzas libres. Chaignaud ha trabajado sobre este corpus de gestos con François Malkovsky, de quien sin duda se ha acordado.

 

El final de la pieza es deslumbrante. Todos los bailarines se convierten en hombres y mujeres en flor y el escenario se convierte en cuadro viviente.

 

Esta pieza se podría definir como una especie de camino que, inspirado por ese soplo/soufflette, nos lleva a transformar los cuerpos débiles en joyas, flores cantantes, lentejuelas supervivientes.

COMPARTIR:
VENTA DE ENTRADAS
General
20 €
NOTA

A la venta a partir del 21 de enero

FOTOGRAFÍAS
VIDEO