Mayo
15
|
16
20:00

SALA B

Teatro

ISRAEL ELEJALDE/KAMIKAZE PRODUCCIONES

Traición

 

De HAROLD PINTER Versión y traducción de PABLO REMÓN Dirección: ISRAEL ELEJALDE Con IRENE ARCOS, RAÚL ARÉVALO y MIKI ESPARBÉ

 

 

ACTOR SOBRESALIENTE, UNO DE LOS MEJORES DE SU GENERACIÓN, ISRAEL ELEJALDE, TRAS EL ÉXITO COSECHADO POR SU PUESTA EN ESCENA DE LA RESISTENCIA DE LUCÍA CARBALLAL, VUELVE A LAS TAREAS DE DIRECCIÓN CON LA PIEZA MÁS POLULAR DEL DRAMATURGO BRITÁNICO HAROLD PINTER.

UNA HISTORIA SOBRE LA MENTIRA COMO INFECCIÓN, COMO METÁSTASIS.

 

Ha pasado mucho tiempo desde que Pinter tuviese que sufrir las malas críticas tras sus estrenos en los años cincuenta. Ahora hablar del dramaturgo británico es referirnos a un premio Nobel reconocido y representado por todo el mundo. A pesar de ello todavía sigue creando inquietud entre el público y los críticos por su ambigüedad, por su deliberada invitación al oyente a que sea él el que responda a las preguntas. Sus piezas no buscan dar respuestas. No buscan establecer una ficción cerrada sino que, como en la vida, son un retablo de enigmas, de inquietudes, de problemas sin solución.

 

Según Israel Elejalde Traición es probablemente su obra más clásica, la más alejada de algunos de los rasgos que tanto molestan a sus detractores. Hay una trama clara, reconocible por todos, sus personajes se acercan mucho a nosotros, los sentimos próximos y la historia diríamos que se desarrolla de manera aristotélica. Digo “diríamos” porque Pinter decide contarla al revés. Utiliza una serie de flashbacks para ir desde el final hasta el origen del conflicto. Esa es una de las características que hacen especial a la pieza.

 

Traición cuenta la historia de un triángulo amoroso. Emma mantiene una relación con Jerry, que es el mejor amigo de Robert, su marido. Y esta trama tan reconocible permite a Pinter jugar de nuevo al ratón y al gato con el espectador pero desde el lado contrario. Si normalmente Pinter se vuelve ambiguo con los personajes y la trama y se basa en un lenguaje enigmático, casi críptico, que obliga al espectador a intentar dar sentido y establecer relaciones para desentrañar el argumento, aquí todo funciona al revés. La peripecia es clarísima y se convierte en una especie de neblina que nos impide ver lo que hay detrás, lo realmente importante. Los personajes parecen ser claros, parecen luchar por expresar aquello que creen, o más bien quieren creer. Se esfuerzan por mantenerse dentro de los límites de lo razonable. Pero debajo está el caos. Hay un torrente oculto. Un mundo de perversión que se respira en la atmósfera. Una aparente historia de amor, que es en realidad una pelea por la represión de los deseos ocultos. Una concepción del poder basada en el falso control de estos mismos deseos. Traición es una descripción crítica y feroz de esa clase intelectual que cree estar a salvo de las pasiones más bajas.

COMPARTIR:
VENTA DE ENTRADAS
General
20 €