El taconeo que abre la puerta al Ballet Flamenco de Andalucía

12/02/2024

Audición del Ballet Flamenco de Andalucía

Vestidos rigurosamente de negro y sobre tacones impacientes esperan a que suene la música. 'Medea', de Manolo Sanlúcar, una de las elegidas para la audición de esa mañana. Cada uno de sus pasos puede ser decisivo ante el jurado. Ha llegado la hora de demostrar lo aprendido, de enseñar a los allí presentes que saben lo que hacen, que saben bailar. De los 192 aspirantes sólo 9 conseguirán entrar en el cuerpo de baile del Ballet Flamenco de Andalucía (BFA).

Estos nueve bailarines, cuyos nombres se conocerán una semana después, comenzarán a bailar en breve a las órdenes de Patricia Guerrero (Granada, 1990), bailaora y actual directora de la compañía andaluza. Junto a ella, Premio Nacional Danza, protagonizarán 'Tierra Bendita', una suite flamenca, creación original de la granadina para el BFA y que transita por los rincones más pintorescos y particulares de Andalucía. Los nervios de las audiciones en la sede del Ballet, el que puede ser su nuevo lugar de ensayo, habrán merecido la pena.

Para el Ballet Flamenco de Andalucía, señala la directora, "buscamos nuevos talentos jóvenes con hambre de danza y de flamenco". Y en estas dos jornadas de audiciones no han faltado ni el talento ni el hambre de flamenco. La preparación de los aspirantes hará difícil la decisión final. Los seleccionados "deben ser profesionales muy completos, con mucha calidad pero con un poso maduro en su baile, para que podamos trabajar a diario y afrontar cualquier proyecto dancístico dentro del Ballet", apunta Guerrero.

A esta convocatoria han concurrido casi doscientos bailarines profesionales de los que, tras una primera fase de selección, han quedado 92, 71 mujeres y 24 hombres. Durante las pruebas, los aspirantes tuvieron que realizar una clase de ballet, otra de técnica de zapato y un montaje de flamenco. Y en la fase final, en la que se jugaban su plaza en el Ballet Flamenco de Andalucía para los próximos tres años, las pruebas eliminatorias han consistido en un montaje coreográfico y una improvisación a propuesta del tribunal, compuesto por el director del Ballet Nacional de España, el sevillano Rubén Olmo -director del BFA de 2011 a 2013-; los coreógrafos Ana Morales y Alfonso Losa, y el director del Instituto Andaluz del Flamenco, Cristóbal Ortega, así como una representante del departamento de recursos humanos de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales y el maestro repetidor del BFA, Eduardo Leal, ambos sin voto.

Las audiciones de baile se han completado con las de toque, percusión y cante, sesiones en las que el flamenco ha vuelto a ser el protagonista. Para cubrir las plazas de dos cantaores, dos guitarristas y un percusionista se han presentado 26 cantaores, 38 guitarristas y 16 percusionistas. En la voz, en las manos, y en el talento de cada uno de los participantes se reflejan las horas de ensayo, la ilusión. El jurado compuesto por el guitarrista Dani de Morón, el percusionista Agustín Diassera y Segundo Falcón, por parte del Instituto Andaluz del Flamenco será el que tenga la última palabra en esta decisión.

Las listas definitivas de los artistas seleccionados se conocerán a mediados de febrero y se harán públicas en el portal de transparencia de la Junta de Andalucía. Una vez conformado el elenco, comenzarán a trabajar en el desarrollo y creación de 'Tierra Bendita', obra que transita de lo antiguo a lo nuevo, de la estética del XVIII a la estética del siglo XXI, de quejíos ancestrales a otros que los evocan en la actualidad. Un trabajo minucioso lleno de matices, que cambia estructuras pero respeta la forma, sin el yugo a ninguna de las disciplinas expuestas y trabajando de tal manera que todas y cada una de las partes se pueden sostener por sí mismas.