Trío Tamia

Joseph Haydn (1732-1809) es conocido como un pionero del cuarteto de cuerda. Lo que es menos reconocido es el papel fundamental que desempeñó en el cultivo del piano trío. Un estudio de los tríos de Haydn traza el desarrollo del género desde lo que es esencialmente la sonata de trío barroca, en la que el violonchelo dobla la mano izquierda de la parte del teclado, hasta el trío clásico, en el que cada instrumento alcanza un nuevo grado de independencia.

El Trío en Do Mayor, Hob. XV: 27”, viene del apogeo del estilo clásico. Haydn probablemente comenzó la obra, que fue uno de sus últimos tríos, durante su segunda visita a Londres en 1795, y lo más probable es que la terminara después de regresar a Viena al año siguiente. La obra fue la primera de un conjunto de tres que Haydn publicó bajo un título francés que se traduce como "Sonatas para el Pianoforte con acompañamiento de violín y violonchelo". Haydn dedicó el conjunto a Therese Bartolozzi, una consumada pianista británica a quien el compositor había conocido en Londres. La virtuosa escritura del Trío en Do Mayor testifica su habilidad con el teclado. La obra también está a la altura de su título original, ya que las partes para cuerdas fueron compuestas pensando en los aficionados más que en los profesionales.

Dmitri Shostakovich (1906-1975) es uno de los más destacados compositores rusos del siglo XX. Alumno del reputado compositor Maximilian Steinberg, en el Conservatorio de Petrogrado (actual San Petersburgo), completó su carrera en 1926, año en que se catapultó su fama mundialmente tras el estreno de la Primera sinfonía. Conocido principalmente por sus quince sinfonías y cuartetos,  sus dos tríos para violín, violonchelo y piano destacan de igual manera en su repertorio camerístico, en los cuales la cuerda y el piano dialogan entre sí creando líricas melodías que rompen en momentos grotescos.

El Trío en Do Menor no. 1, op. 8 (1944), originalmente titulada Poème, fue compuesto en 1923 cuando el compositor tenía dieciséis años. En el momento en que se preparó la partitura para su publicación, seis décadas después, se habían perdido los últimos 22 compases de la parte de piano, que fueron completados por el alumno de Shostakovich, Boris Tishchenko.
Todos los temas de la obra se derivan del motivo cromático de apertura. El romanticismo de esta obra es atípico en las composiciones posteriores del compositor. En una carta dedicada a su entonces novia Tatiana Glivenko, Shostakovich escribió que el segundo tema había sido rescatado de una Sonata para piano en Si menor parcialmente perdida que había compuesto tres años antes.  

Joaquim Malats (1872-1912) forma parte de una destacada generación de pianistas catalanes que triunfó en Europa en el cambio de siglo. Alumno aventajado de la promoción que estudió con Juan Bautista Pujol, completó su formación en el Conservatorio de París, donde trabajó con Charles Wilfrid de Bériot y coincidió con antiguos condiscípulos, Ricard Viñes y Enrique Granados. Ganador del primer premio del Conservatorio (1893) y el Premio Diémer (1903), la etapa parisina significó su madurez como intérprete y al mismo tiempo los primeros pasos en la composición. La mayor parte de su obra permanece inédita.

El Trío para piano y cuerda en Si bemol mayor está datado en 1898, año de su composición y estreno en Madrid, junto con el violinista Julio Francés y el violonchelista Luis Sarmiento. Contiene tres movimientos: Allegro, en forma de sonata; Andante, que presenta variedad de temas enlazados por pasajes modulantes, y Vivace, en el que se aleja de la huella romántica y experimenta sonoridades. La parte destinada al piano acredita su importante peso específico como intérprete. Este Trío está dedicado a Camille Saint-Saëns, uno de los puntales del repertorio de conciertos de Malats. Ambos músicos tocaron juntos en Barcelona con un éxito arrollador (1907).