Feb
07
|
08
20:00

SALA B

Danza

MARÍA DEL MAR SUÁREZ “LA CHACHI”

La Espera

 

 

Dirección escénica, coreografía e interpretación: MARÍA DEL MAR SUÁREZ “LA CHACHI” Concepto y dirección musical: PALOMA PEÑARRUBIA Espectáculo para 1 intérprete y música en directo

 

 

ACTRIZ, BAILAORA, FORMADA EN DANZA CONTEMPORÁNEA Y TEATRO GESTUAL, “LA CHACHI” NOS PRESENTA EN EL CENTRAL LA ESPERA.

UNA PIEZA ESCÉNICA QUE SURGE DE LA INVESTIGACIÓN FORMAL ENTRE EL FLAMENCO Y LA MÚSICA ELECTRÓNICA Y DE CÓMO ESTE ENCUENTRO AFECTA AL CUERPO DE LA BAILAORA.

 

“La Chachi” llega al Central para hacer realidad la cita que tenía este teatro con la artista malagueña. Una coreógrafa y bailaora a la que no le es ajeno ninguno de los lenguajes que se dan cita en las actuales producciones escénicas. Teatro, danza, performance, músicas que van desde el flamenco a la electrónica… todo ello convenientemente hibridado y, lo más importante, con su presencia en el escenario, una presencia única, como lo es la personalidad de la intérprete.

 

Llega la malagueña avalada por múltiples galardones: Premios PAD 2017 a Mejor Espectáculo, Mejor Intérprete y Mejor Espectáculo de Guerrilla/sin subvención por La gramática de los mamíferos; Premio Lorca 2018 del Teatro Andaluz a la Mejor Interprete Femenina de Danza Contemporánea, entre otros. Es también en 2018 cuando estrena La espera, una producción que formó parte de las Residencias de Investigación de los Teatros del Canal (Madrid) y que se estrenó en el Teatro Canovas de Málaga, sala que colaboró en la producción de la pieza.

 

En La espera, “La Chachi” encuentra puntos de conexión entre la vida monacal y la propia. La sumisión, la pasión, la devoción, el sacrificio, las dudas, enumera. Por eso, todo sucede en un convento de un mundo distópico, donde dos monjas antisistema intentan convocar a Dios para hablar con él. Rezan por los outsiders. Una es María del Mar Suárez. La otra, la compositora de música experimental Paloma Peñarrubia. La primera baila, la segunda pone el universo sonoro a esta pieza; un hilo musical donde se unen el flamenco y la electrónica.

 

Teníamos que ver cómo se encuentran esos dos lenguajes y materializarlo con mi cuerpo. He comenzado a bailar de otra manera, dice la bailaora.

 

María del Mar Suárez hace del escenario un derroche de libertad creativa. ¡Pero también de flamencura!. Hay que ser muy valiente para dedicarse al flamenco hoy día, y muy flamenca para atreverse a llevarlo hasta sus límites, en las fronteras de la vanguardia. En esa pasión casi salvaje, en ese riesgo está su pureza. La que la hace aún más flamenca, si cabe. Manuel Malaka, Aforolibre.

COMPARTIR:
VENTA DE ENTRADAS
General
20 €
NOTA

A la venta a partir del 21 de enero

VIDEO