Feb
12
|
13
20:00

SALA B

Danza

JUAN LUIS MATILLA/MOPA

Cola Collective

 

Una idea de JUAN LUIS MATILLA

Material coreográfico de LAURA MORALES DÁVILA, IÑAKI ERDOCIA PRIETO y JUAN LUIS MATILLA

 

ESTRENO ABSOLUTO

 

 

UN ESPECTÁCULO EN EL QUE EL ORIGINAL JUAN LUIS MATILLA CONTINÚA SU VIAJE ARTÍSTICO EN BÚSQUEDA DE UNA VOZ PROPIA.

 

Nadie negará que el recorrido de Juan Luis desde 2002, año de creación de ese organismo vivo que responde al nombre de MOPA, es de una originalidad fuera de toda duda, construida a partir de una personalidad no menos singular.

 

El lenguaje de este creador parece ir construyéndose a fuego lento. Se trata de una sintaxis en la que destancan sobre todo signos provenientes del pop y música en directo. No en vano, en sus declaraciones públicas y privadas, siempre cita al creador belga Thomas Hauert, alguien que siempre trabaja con bailarines que cantan o utilizan su voz de manera armónica.

 

Su acercamiento a la performance es otra de las características de su trabajo que no olvida la colaboración y el enriquecimiento a partir de su diálogo con los artistas más destacados de sus generación. En esta nueva entrega de su trayectoria encontramos la participación de gente del medio como Laura Morales, Iñaki Erdocia, María Teresa García, Benito Jiménez o Javier Dastis.

 

El proyecto Cola Collective en términos generales, gira en torno el hecho de sumar una cola a un humano y resolver las consecuencias simbólicas y motrices que de esto se derivan. El coxis es la sombra del resto evolutivo que nos desliga de nuestra animalidad, la cola, la única extremidad que está detrás, que escapa de la voluntad inquisitiva de nuestros ojos.

 

Dice Matilla que no es descabellado concluir de esto, que somos enfermos del espejo, de nuestra imagen tristemente humana. Nos miramos en él y no vemos otra cosa más allá o más acá de nosotros mismos, de nuestra condición. Como decía al principio de este apartado, la cola es la única extremidad que está detrás, que escapa de la voluntad inquisitiva de nuestros ojos.

 

Al sumar una cola a un humano desaparece la simbología animal, lo figurativo se vuelve literal, sencillamente es. Se genera aquí una contradicción, un cortocircuito, que es el punto de partida. No se trata de un truco, de humanos con colas artificiales imitando animales. Se esfuman las metáforas y aflora lo abstracto y la literalidad, que somos nosotros mismos. La cola es entendida como un artefacto precultural y sus consecuencias en un sistema urbano, dominante en la cultura contemporánea. No es un truco, es un manifiesto: de ahora en adelante no se tratará de nosotros que la tenemos, sino de ellos que carecen de ella.

 

Otro nuevo reto para un creador que transita por senderos nada trillados.

COMPARTIR:
VENTA DE ENTRADAS
General
20 €
C\ José Gálvez, 6
Isla de la Cartuja
41092 Sevilla
T.955 542 155 - 600 155 546
Colaboradores: