Mar
Vie07
16:30
Sáb08
16:30
SALA A
/22€
VUDÚ (3318) Blixen

ANGÉLICA LIDDELL/ATRA BILIS

Texto, dirección, escenografía y vestuario ANGÉLICA LIDDELL  Con NICOLAS CHEVALLIER, IAN GUALDANI, ANGÉLICA LIDDELL, BORJA MARÍA LÓPEZ, MOURADI M’CHINDA, GUMERSINDO PUCHE

 

Una ceremonia de vudú de casi seis horas y cinco actos, que nace, en escena, tras un pacto con el diablo, al que Liddell ofrecerá su corazón a cambio de convertir su venganza en poesía, en una obra de teatro.

 

VUDÚ (3318) Blixen es la historia de una venganza por desamor y abandono que terminará en error fatal y trágico, en aquella Hamartía de la poética de Aristóteles, con Liddell abocada a sus propios funerales, a su propia muerte.

 

Un viaje hacia la extenuación —suya y del público— que comienza en la furia y termina en la desolación, una obra extraordinaria y monumental.

 

 

Angélica Liddell conquistó al público del festival Temporada Alta en el estreno de VUDÚ (3318) Blixen. Una ovación de siete minutos con el público en pie despidió a la polifacética artista de Figueres en el Teatre de Salt el sábado. Pese a las más de cinco horas de espectáculo nadie desertó. Liddell se alió al espíritu de la baronesa Karen Blixen, mujer aventurera y autora de éxito marcada por la sífilis que le contagió su licencioso marido. Blixen decía a menudo que Dios la había abandonado y que tendría que pactar con el diablo. Eso mismo hizo Liddell. Así comienza la crítica que tras su estreno escribió Marta Cervera en El Periódico.

 

En efecto, en este nuevo espectáculo la actriz, escritora y directora vomita toda su bilis con rabia y gritos en una primera parte, recordando una retahíla de muertes y asesinatos espeluznantes en un escenario vestido de azul cielo donde se conjugan belleza y horror. Su transgresora y satánica versión del Ave María destaca en este primer acto, donde dispara palabras punzantes a un ritmo endemoniado, coronándolo con un texto perruno surrealista y gore pasado de rosca que provoca la risa a unos y deja helados a otros.

 

Escribir le pedía el diablo y Angélica ha escrito, de nuevo un texto de una poética trascendente y punzante, que pone al espectador ante su vacío contemporáneo: la navidad consumista generadora de toneladas de basura, los gintonics sobrantes en compañía inane, la infalible visita de la decadencia física con sus pústulas y tumores, los divorcios con sus pleitos interminables, el sexo desorientado, mecánico, sin sentimiento, como una huida hacia delante, la esclavitud de la estética corporal canónica… Alberto Ojeda, El Español.

 

La pasión, el amor, el horror, la violencia, el vudú, la religión, el absurdo de querer aparentar una juventud que nunca podrás volver a tener, aparecen en cinco actos muy diferentes, donde Liddell, cual sacerdotisa, hipnotiza a los espectadores desgarrándose en escena cual mujer 'despechá', herida y dolida. La artista se alía con el diablo para combatir un mundo perverso y sin compasión donde de nada sirve cantar Ne me quitte pas a los amantes maltratadores y donde lo único seguro es la muerte. Hacia ella se encaminó en un último acto memorable donde resonaron 101 cañonazos.

COMPARTIR:
VENTA DE ENTRADAS
General
22 €
A la venta a partir del 20 de Feb
a las 11:00

DURACIÓN: 5H30' con descansos

FOTOGRAFÍAS
			
			

C\ José Gálvez, 6. Isla de la Cartuja
41092 Sevilla T.955 929 129