RatingsModule

Mapa institucional de los servicios del agua

| Media: 0.0 | Votos: 0
Publicador de contenidos

Para la mejor comprensión de las distintas figuras conviene tener presente las distintas fases del ciclo integral del agua, distinguiendo en dichas fases entre ALTA y BAJA.

Con respecto al abastecimiento

  • La fase en ALTA incluye la captación del recurso hídrico (agua bruta -en el manantial, acuífero subterráneo, río, embalse, mar, etc.-), la potabilización más o menos compleja según la calidad del recurso, y su transporte hasta el núcleo urbano (incluido el depósito general del núcleo).
  • La fase en BAJA comprende todo el proceso que va desde la recepción del agua potabilizada hasta ponerla en la puerta de los domicilios de los usuarios: almacenamiento en depósitos y distribución a través de una malla o red urbana de tuberías.

Por cuanto se refiere al saneamiento y depuración:

  • La fase en BAJA se inicia con la recogida domiciliaria de las aguas residuales de los usuarios mediante una red de alcantarillado urbano y concluye con su concentración en un gran colector final.
  • La fase en ALTA integraría el transporte de esas aguas residuales ya concentradas y su depuración en unas instalaciones específicas.

La Ley de Bases del Régimen Local española atribuye a los municipios (Ayuntamientos) la distribución domiciliaria de agua potable y el alcantarillado urbano. Las fases en BAJA, tanto del abastecimiento como del saneamiento, por su propia singularidad, se desarrollan sobre una estructura física intrínsecamente municipal y cómo decidan prestar el servicio es exclusiva responsabilidad de cada Ayuntamiento. Por el contrario, las funciones incluidas en las fases de ALTA, pueden ser resueltas desde estructuras de gestión de ámbito superior al municipio.

Se describen los servicios de agua y los organismos que prestan estos servicios en cada una de las Demarcaciones; entendiendo como servicio del agua lo dispuesto en el artículo 2.38 de la Directiva Marco del Agua (DMA): toda actividad que un agente lleva a cabo en beneficio de un usuario (doméstico, industrial, agraria, público) en relación con los recursos hídricos. Estos servicios son susceptibles de recuperación mediante tarifas y cánones del agua, o como pago del autoservicio.

Se diferencian los siguientes grupos de servicios de agua cuyos costes son imputables a los usuarios del agua:

  • Servicios de agua superficial en alta. Se refiere a la captación, el almacenamiento (o depósito) y el transporte del agua en alta, realizado por medio de las obras de regulación y conducción. En muchos casos, estas obras (especialmente las de regulación) cumplen también otras funciones, aparte del suministro de agua, como son la prevención de avenidas, el ocio y la producción de energía eléctrica, por lo que sólo una parte de sus costes son imputables al suministro de agua.
  • Servicios de agua subterránea en alta (no autoservicio). Extracción y suministro de aguas subterráneas realizado por organismos públicos (organismo de cuenca, entidad de abastecimiento y saneamiento…) en beneficio de los usuarios.
  • Distribución de agua de riego. Se refiere a los servicios que prestan los colectivos de riego u otros organismos en relación con el empleo del agua para riego en la agricultura. Incluye la conducción del agua a partir del punto de entrega del suministro en alta y su distribución dentro de la zona regable. Puede incluir también la extracción de aguas subterráneas, cuando la realiza un colectivo de riego, y el drenaje de las aguas sobrantes. Este servicio es asumido por los colectivos de riego u otros organismos.
  • Servicios de agua urbanos. Abastecimiento y saneamiento de agua apta para consumo humano por las redes públicas urbanas, incluyendo la aducción, el tratamiento de potabilización y la distribución del agua, y al saneamiento, que incluye el alcantarillado (o recogida) y la depuración de las aguas residuales. El servicio se presta tanto a usuarios domésticos como a industrias y comercios que se abastecen por las redes públicas de agua.
  • Autoservicios del agua. Comprende tanto las extracciones de aguas subterráneas como de aguas superficiales para uso propio, donde el agente que realiza la extracción y el beneficiario son idénticos (en el caso de una industria, en la producción hidroeléctrica o su uso en centrales térmicas o un regadío individual). Se considera que la totalidad de los costes financieros asociados a la actividad se recuperan.
  • Reutilización del agua. Regeneración de aguas residuales para su reutilización por otro uso del agua (riego de jardines, campos de golf, baldeo de calles, riego de cultivos, recarga de acuíferos, usos ambientales…).
  • Desalación. Proceso que separa la sal del agua dejándola apta para su uso urbano, industrial y agrícola (recurso no convencional). Los recursos hídricos susceptibles de desalación pueden ser el agua de mar o el agua subterránea salinizada; estas últimas pueden proceder de acuíferos costeros en contacto directo con el mar y de acuíferos aislados del mismo.

Aparte de estos servicios, existe otro tipo de servicios relacionados con el agua, prestados por organismos públicos que pretenden beneficiar a un colectivo más amplio. Mayoritariamente no se financian mediante tarifas del agua sino por la vía impositiva a través de los presupuestos públicos. Estos servicios no se incluyen en el análisis de la Recuperación de Costes. Algunos ejemplos son:

  • Defensa medioambiental. Actividades dirigidas a la protección y recuperación del medio ambiente hídrico y marino y sus ecosistemas asociados. Incluye, por ejemplo, el control de los vertidos, la guardería fluvial, la recuperación de cauces y humedales y zonas costeras, etc.
  • Defensa contra avenidas. Se refiere a la regulación de los ríos en cabecera, mediante presas y embalses (laminación de avenidas), y a todas las actuaciones que se realizan en los ríos y sus márgenes, y en la ribera de aguas de transición y costeras (obras de defensa), con el objetivo de prevenir avenidas, evitar inundaciones y mitigar sus impactos.
  • Administración del agua en general. Engloba a la administración pública del agua en la medida en que no está incluida en los epígrafes anteriores. Contiene por ejemplo la gestión de las concesiones por el uso del dominio público hidráulico por parte de los organismos de cuenca y la planificación hidrológica, las redes de medida para la monitorización hidrológica y de los indicadores de calidad de las masas de agua…
Contenidos web relacionados