RatingsModule

La consejera de Desarrollo Sostenible valora el compromiso de Antequera en la lucha contra el cambio climático

| Media: 0.0 | Votos: 0
Publicador de contenidos

29 de julio de 2021 - (Noticias, Clima, Cambio Climático)

Junta y Ayuntamiento colaborarán en la elaboración de un plan municipal con medidas que hagan frente a este fenómeno. Carmen Crespo apunta que el Gobierno autonómico está estudiando territorios con “especial vulnerabilidad” para conocer su impacto en los diversos ecosistemas que conviven en Andalucía

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, y el alcalde de Antequera, Manuel Barón, han firmado hoy un protocolo de colaboración entre ambas administraciones para impulsar la redacción del proyecto piloto del plan municipal de cambio climático de esta localidad malagueña que, como ha destacado Crespo, supone “el inicio de un proyecto muy importante para luchar contra el cambio climático en esta tierra”. Crespo ha agradecido la colaboración que viene prestando al Gobierno andaluz este Ayuntamiento, que ha demostrado estar “muy comprometido con la lucha contra el cambio climático” y ha apuntado que la Junta de Andalucía ha puesto en marcha una estrategia de apoyo a los municipios para ayudarles a ejercer su acción climática. Para ello, Desarrollo Sostenible pone a su disposición herramientas y recursos que les permiten redactar los planes municipales, conocer los escenarios climáticos a los que se enfrentará cada territorio en el futuro y calcular su huella de carbono.

A través de esta cooperación, será posible conocer la situación actual del municipio y evaluar sus puntos vulnerables para poder tomar las medidas oportunas para mitigar los efectos de este fenómeno climático que afecta especialmente al Sur de Europa. “Luchar contra el cambio climático es una labor de todos”, ha recalcado la consejera, apuntando que “los ciudadanos tienen que comprometerse individualmente, que los ayuntamientos tienen también un papel fundamental y que la administración provincial puede ayudar también a lograr este objetivo coordinando las actuaciones de los municipios más pequeños, que no tienen la posibilidad de poner en marcha algunas medidas por sí mismos”. En cuanto al Gobierno autonómico, Crespo ha afirmado que “la Junta de Andalucía trabajará junto a estas y otras entidades para lograr, entre todos, que Andalucía sea pionera en la lucha contra el cambio climático que afecta especialmente a esta Comunidad Autónoma del Sur del Sur”.

En cuanto a la elección de Antequera para la firma del protocolo, la responsable de Desarrollo Sostenible ha explicado que esta localidad tiene “especial vulnerabilidad al cambio climático” y por eso se sitúa entre las zonas andaluzas seleccionadas por la Consejería para conocer, con el mayor detalle posible, “cómo afecta el cambio climático a los diversos ecosistemas que conviven en Andalucía”. “De esta forma, podremos proponer planes más certeros para luchar contra este fenómeno para que se adapten a las peculiaridades de los territorios”, ha añadido. En el caso de esta ciudad malagueña, las proyecciones climáticas prevén para Antequera un aumento de la temperatura superior a la media provincial y, como ha apuntado la consejera, este municipio podría tener “dificultades adicionales” derivadas de ser un “importante nudo de comunicaciones”. Un ejemplo podría ser el elevado volumen de emisiones que conlleva el tránsito de los vehículos por las carreteras que atraviesan este término municipal del centro del territorio andaluz.

Además de Antequera, también participan en esta iniciativa municipios del entorno de Almonaster (Huelva), donde podrán valorarse las actuaciones a desarrollar tras un gran incendio; y localidades de la comarca de Los Pedroches (Córdoba), donde abunda la dehesa y que, por tanto, es un importante sumidero de CO2. Además, el Gobierno andaluz tiene previsto firmar también próximamente un protocolo similar con el Ayuntamiento de La Línea de la Concepción (Cádiz), uno de los municipios más vulnerables ante la subida del nivel del mar.

Por su parte, el alcalde de Antequera ha dejado claro el compromiso del Ayuntamiento y de la Consejería de Desarrollo Sostenible con la realidad actual en torno al cambio climático, “siendo Antequera una ciudad y un municipio estratégico en todo lo que supone la prevención y el desarrollo de políticas activas dedicadas a la preservación del medio ambiente y a la consecución de los objetivos del cambio climático”. Además, Manolo Barón considera que este convenio “no puede venir en mejor momento” porque Antequera está en un proceso de desarrollo industrial altísimo, siendo una de las localidades y comarcas más activas en toda Andalucía como demuestra el desarrollo del Puerto Seco, los corredores ferroviarios mediterráneo y central o la implantación de grandes empresas. “Tenemos que fijar los criterios, no solo industriales y de creación de empleo, sino que éstos sean lo suficientemente sostenibles para que no sufra el medio ambiente”, ha apuntado el primer edil antequerano, quien ha añadido que “podemos compatibilizar la riqueza, la creación de empleo y el desarrollo industrial de nuestra ciudad sin perjudicar al medio ambiente”.

 

Implicación económica de la Junta

El actual Gobierno andaluz ha emprendido una Revolución Verde que otorga a los municipios un papel muy importante para combatir el cambio climático, ya que ésta es la administración más cercana a los ciudadanos y, por tanto, tiene mayor capacidad para llegar a ellos e influir en sus hábitos diarios.

A nivel general, la apuesta de la Junta de Andalucía por poner en marcha actuaciones para combatir el cambio climático se plasma, entre otras medidas, en la asignación de una importante partida de recursos económicos del presupuesto de 2021 (210 millones de euros) a este objetivo.
En cuanto a los planes municipales, cuya redacción supone el primer paso para definir las medidas concretas con las que cada localidad puede contribuir a mitigar los efectos de cambio climático, la Consejería tiene previsto destinar más de 3,5 millones de euros a respaldar su elaboración en las localidades de menos de 50.000 habitantes. Además, desde el Gobierno andaluz se buscarán fórmulas de financiación para los proyectos que puedan derivarse de la planificación, se apoyarán las acciones de comunicación y formación en cultura energética y climática y se asesorará a las empresas que encuentren en el desarrollo sostenible un nuevo nicho de mercado.

 

Luchar contra el cambio climático e impulsar nuevas oportunidades

El objetivo del protocolo firmado esta mañana entre la Junta y el Ayuntamiento de Antequera es impulsar la colaboración y la acción conjunta de las administraciones para adaptar la localidad al cambio climático, proteger el patrimonio natural e impulsar una sociedad sostenible y próspera. De esta forma, se consigue el doble objetivo de mejorar la calidad de vida de los andaluces y generar nuevas oportunidades de futuro que se basan en el aprovechamiento sostenible del medio ambiente como pilar para la recuperación de Andalucía. “Vamos a estudiar todos los elementos necesarios para luchar contra el cambio climático y, tras ese estudio, podremos hacer un plan que impulse inversiones dirigidas a mejorar la situación actual y combatir los efectos de este fenómeno en esta gran ciudad”, ha recalcado Carmen Crespo.

Además, la elaboración del plan municipal de cambio climático permitirá al Ayuntamiento de Antequera cumplir con lo establecido en la Ley de Cambio Climático de Andalucía, que apuesta por estas guías de actuación como herramientas para  cumplir en 2050 con la neutralidad climática que recomienda la Unión Europea.

A través de estos planes, es posible conocer las principales fuentes de gases de efecto invernadero de cada localidad, aquellos aspectos en los que existe capacidad de mejora y las medidas que serían más efectivas. Estos instrumentos se unen a otras herramientas que el Gobierno andaluz ha puesto a disposición de las entidades locales, como el visor de escenarios climáticos, que muestra la evolución de una zona en base a variables como la temperatura o las lluvias; y la herramienta para calcular la huella de carbono de cada población, que señala las principales fuentes de emisión. Al calcular la huella de carbono se obtiene, por ejemplo, cuánto contaminan los coches de una determinada población o qué nivel de emisiones tienen sus edificios municipales o servicios públicos. Y gracias a esta información es posible buscar las medidas correctivas más adecuadas para cada municipio, entre las que podrían encontrarse actuaciones encaminadas a optimizar las rutas de circulación y mejorar la movilidad sostenible, a fomentar las energías renovables o a avanzar en la búsqueda del ‘residuo cero’.

Relacionados
Imagenes relacionadas
Vídeo relacionados
Audio Relacionados