El yacimiento de Puerta de Almería se localiza en el Parque Nicolás Salmerón de la capital almeriense. Alberga por un lado, los únicos restos arqueológicos romanos conservados en la ciudad: una factoría de salazones; y por otro, una de las puertas de la muralla islámica que cerraba la ciudad por el sur.

Aparte de su contenido, la importancia de este enclave arqueológico radica en que fue la primera excavación urbana que se hizo en Almería, lo cual generó un intenso debate social en torno a la conservación de estos restos.

El centro se organiza en tres salas en las que en función de los restos arqueológicos se abordan diferentes contenidos temáticos. En el primero de ellos se ofrece un audiovisual muy corto pero muy ilustrativo sobre el proceso de conformación de un yacimiento arqueológico y su posterior excavación. En la sala situada al norte del centro de interpretación, se localizan 6 balsas romanas pertenecientes a una factoría de salazón de pescado que estuvo en funcionamiento desde el s. I d. C. hasta el IV. Por último, la sala central la ocupan los restos de la muralla medieval islámica que cerraba la ciudad de Al-Mariyya por su frente sur, con restos de una de sus puertas, la cual da nombre al enclave Puerta de Almería.

Factoría de Salazones

Los salazones eran un tipo de industria propia de las zonas costeras, muy frecuentes en todo el sur peninsular y el norte de África. Estas industrias constituían uno de los pilares fundamentales de la economía y comercio de estos enclaves marítimos. Pensemos que salar el pescado era imprescindible para su conservación y era la única forma que tenían de llevar el pescado a los sitios de interior.

Las Murallas

El lienzo de muralla conservado en el enclave arqueológico Puerta de Almería pertenece al cinturón de muralla que cerraba la ciudad por el sur, es decir, el frente que daba al mar. La construcción de esta muralla data de mediados del s. X pero, por su situación, estará en uso durante toda la época islámica, conservándose hasta el s. XIX en el que serán derribadas para abrir la ciudad al mar.

En el tramo conservado existen los restos de una puerta que se abría entre dos torres cuadrangulares que protegían al entrada. Esta Puerta, que sólo se conserva a nivel de cimientos, medía 6 metros y dada la cercanía al lugar en el que se construían los barcos, algunos autores han interpretado que podría tratarse de la puerta de las atarazanas.

DIRECCIÓN:
Calle Parque Nicolás Salmerón, 4002
Almería
Teléfono:
697 953 445
Email:
puertalmeria.aaiicc@juntadeandalucia.es
precio:
Gratuito 
Horario:
Jueves y sábados de 10:00 a 14:00 horas. Cerrado: 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre. Sábados a las 12.00 horas visitas guiadas.
No es necesaria la reserva de plaza, pero hay un límite de 25 personas.
Visitas concertadas para grupos los jueves y sábados. Hay que hacer reserva previa a través del correo electrónico.