La Zona Arqueológica de Valencina, se localiza en la parte más alta del Aljarafe sevillano, bajo la actual localidad de Valencina de la Concepción, superando sus límites hasta alcanzar a la vecina localidad de Castilleja de Guzmán. Su extensión superior a las 400 hectáreas lo convierten en uno los más grandes asentamientos del III milenio a.C.. A juzgar por la cantidad y magnitud de las construcciones megaliticas, Valencina debió ser un gran centro económico, social y ritual en su época.

Conocido e investigado desde finales del siglo XIX ha sido objeto de numerosas excavaciones arqueológicas que han sacado a luz construcciones del primitivo poblado como fondos de cabañas, silos o fosos, pero también monumentales construcciones funerarias que la convierten en uno de los principales focos del megalitismo peninsular y verdadero centro neurálgico durante el III milenio antes de nuestra Era.

Resalta la singularidad de algunas de las construcciones de la necrópolis como los túmulos que cubren estructuras de varias decenas de metros, como el Dolmen de La Pastora y el de Matarrubilla, que a su vez se encuentran rodeados de numerosas y variadas estructuras que dibujan un paisaje funerario único.

Descubierto en 1860, el Dolmen de la Pastora se trata de un tholos de cámara circular relativamente pequeña de 2,5 metros de diámetro y corredor de más de 45metros de longitud, recubierto por una estructura tumular.

El corredor es un espacio de planta rectangular excavado en el terreno y revestido con mampostería; se divide en cuatro tramos separados por puertas interiores (jambas y dintel). La cubierta adintelada está realizada con grandes ortostatos de arenisca y granito y está pavimentado con un enlosado de piedras. La cámara se confecciona con lajas de pizarra con relleno de pequeños mampuestos en los intersticios, que forman una falsa cúpula por aproximación de hiladas. El túmulo parece también una construccción claramente planificada con una estructura interior en anillos y un diámetro máximo de alrededor de 85 metros conformada por piedras pequeñas y tierra.

La orientación de su entrada, al ocaso solar, es diferente al de la mayoría de los megalitos andaluces, que se orientan a la salida del sol.

El Dolmen de Matarrubilla, descubierto en 1917, responde a una tipología de cámara y corredor de 32 metros de longitud máxima. El pasillo se construyó con paredes de mampuestos de piedra y capas de arcilla cubierto de grandes losas de piedra caliza y el suelo preparado con margas endurecidas. La cámara, presenta un revestimiento de mampostería y pellas de arcilla amasadas en bloques cuadrangulares y cubierta de falsa cúpula coronada con una losa de cierre de granito.

En su cámara se encuentra un gran bloque de mármol tallado con un rebaje en la parte superior, que pudo ser un altar o mesa de ofrendas que ocupa casi todo el espacio de la cámara, por lo que se supone se colocó antes de cerrar la falsa cúpula de la cámara.

Para proteger todo este enorme complejo arqueológico la Junta de Andalucía, mediante Decreto 57/2010, de 2 de marzo, inscribió en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interes Cultural, con la tipología de Zona Arqueológica, toda la zona, delimitada en los términos municipales de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán (Sevilla). BOJA nº44, de 5 de marzo de 2010.

DIRECCIÓN:
Plaza de España (Casa de la Cultura), 41907
Valencina de la Concepción, Sevilla
Teléfono:
955 720 211
precio:
Gratuito 
Formulario reserva
Horario:
De martes a domingo de 09:00 a 14:00 h

galería