El Monasterio de San Isidoro del Campo fue fundado en el año 1301 por Alonso Pérez de Guzmán y María Alonso Coronel en un lugar cercano a las ruinas de Itálica donde, según la tradición, fue enterrado San Isidoro de Sevilla, y desde entonces ha estado bajo la administración espiritual y temporal de diferentes órdenes religiosas, cistercienses, ermitaños jerónimos y Orden de San Jerónimo, que han dejado su impronta tanto en la construcción como en la decoración del recinto.

En 1432 los ermitaños jerónimos de Fray Lope de Olmedo sustituyeron a los cistercienses y llevaron a cabo una profunda reforma en el Monasterio que se reflejó en el concepto de vida monacal y sustancialmente en la decoración. A mediados del siglo XVI surge un foco religioso de carácter reformista en Sevilla, en el que participaron los frailes de este Monasterio, que llevó al encarcelamiento de varios monjes y a la huida de otros fuera de España, entre ellos Casiodoro de Reina, autor de la primera traducción de la Biblia a la lengua castellana, conocida como Biblia del Oso. Tras estos episodios Felipe II ordenó la fusión de la congregación con la Orden Jerónima.

En este singular monasterio fortaleza, con doble iglesia, se yuxtaponen el estilo gótico con claras influencias del Languedoc y el mudéjar, en el que es visible la tradición almohade. Frente a la austeridad cisterciense, el monasterio jerónimo se decora con pinturas murales que conforman posiblemente uno de los conjuntos más notables de toda España.

El Monasterio fue ampliándose y enriqueciéndose con los siglos, llegando a contar con una torre, una espadaña, cinco claustros y, junto a las dependencias monacales, la procuraduría, la hospedería y las instalaciones agropecuarias propias de estas instituciones que pretendían ser autosuficientes. En torno al Claustro de los Muertos se articulan las dependencias del núcleo medieval: iglesias, refectorio, sacristía, sala capitular, etc.

Durante el Barroco, este núcleo medieval se transforma con retablos (destacan los dos expuestos al público de Martínez Montañés), sillería, nuevas pinturas murales y bóvedas de yeso.

Sus propiedades eran muy numerosas e incluían la población de Santiponce, ubicada originariamente a orillas del Guadalquivir hasta que fue destruida por una riada en 1603, que provocó el traslado de la población a las ruinas de Itálica, lo que dio lugar al actual asentamiento.

DIRECCIÓN:
Avenida de San Isidoro del Campo, 41970
Santiponce, Sevilla
Teléfono:
671 568 517 (fuera del horario de apertura del enclave contactar mediante WhastApp)
Email:
sanisidoro.aaiicc@juntadeandalucia.es
precio:
Gratuito 
Horario:
Del 1 de enero al 30 de junio y del 1 de septiembre al 31 de diciembre: martes, miércoles, jueves de 10:00 a 15:00 (último pase 14:00)*; viernes, sábados de 10:00 a 19:00 (último pase 18:00)*; domingos y festivos de 10:00 a 14:30.
Del 1 de julio al 31 de agosto: martes a domingo y festivos de 10:00 a 15:00.
*Apertura de puertas a las horas en punto: las personas que deseen acceder tendrán que estar en la puerta a las 10:00, las 11:00, las 12:00, las 13:00, las 14:00, las 16:00, 17:00 y 18:00 horas (según el día y horario de apertura del mismo). 
El enclave permanece cerrado todos los lunes y los días: 1 de enero, 6 de enero, 1 de mayo, 24 de diciembre, 25 de diciembre, 31 de diciembre.
La duración de la visita es de unos 45 minutos aproximadamente.
El enclave no dispone de visita guiada.
Recomendaciones previas a la visita:
-Grupos máximo 30 personas por motivos de seguridad.
-Confirmación de grupos en el correo electrónico sanisidoro.aaiicc@juntadeandalucia.es con la máxima antelación posible
RRSS: