La ciudad hispanorromana de Turóbriga es el único asentamiento romano de la Sierra de Huelva que puede calificarse como núcleo urbano, de ahí su interés para establecer las pautas de funcionamiento de una ciudad romana en la zona.

Se trata de una fundación “ex novo” de mediados del siglo I d. C., merced a un proceso de concentración de los núcleos preexistentes de origen céltico. Supone la culminación de un proceso que comienza a partir del siglo II a. C. de ocupación y control generalizado de un sector del territorio conocido como Baeturia Céltica, ubicado al noroeste de la Bética. Su función era pacificar el territorio de la Baeturia y generalizar el control romano sobre una zona conflictiva que había participado intensamente en las rebeliones lusitanas contra la política de explotación romana y desde la que se amenazaba continuamente las explotaciones de la cuenca minera situada algo más al sur. Se pretendía pues arraigar a estas poblaciones en la Bética, consiguiendo así su rápida romanización. Para ello emigraron a la zona ciudadanos latinos cuyos nombres conocemos gracias a la epigrafía, algunos de los cuales aparecen en los citados epígrafes como benefactores de la ciudad.

El grado de romanización de la ciudad, que parece conservar perfectamente su planta, queda de manifiesto en su foro, termas y en el resto de edificios excavados como una gran área porticada interpretada como un Campus Martius, espacio que en Roma servía principalmente como lugar de esparcimiento y de usos militares. Allí acampaban los ejércitos, se efectuaban ejercicios militares y de instrucción y se hacían ejercicios fisicos de cualquier índole. Se celebraban también carreras de carros, de manera informal, como entrenamiento. Había mercados de plantas y parques públicos para solaz de las gentes, etc.

Los trabajos desarrollados hasta la fecha han permitido elaborar una hipótesis acerca de su desarrollo urbanístico y monumental. Estas actuaciones arrojan una datación del inicio del asentamiento en época de Nerón y un programa de monumentalización en época Flavia, así como el abandono del lugar a partir del s. III d.C. sirviendo de cantera para otras construcciones  como el castillo de Aroche o la ermita de San Mamés.

El  yacimiento se ve potenciado por la presencia en el mismo lugar de la citada ermita hoy conocida como de San Mamés, uno de los pocos ejemplos de arquitectura de repoblación del siglo XIII, que conserva un interesante conjunto de pinturas murales del siglo XV. A estos valores patrimoniales hay que añadir los valores paisajísticos, naturales y medioambientales que posee, en un entorno de dehesas propio de la Serranía de Huelva.
                            
El Bien en cuestión, tiene la máxima protección que otorga la ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía, que mediante Decreto 407/2008, de 8 de julio,  inscribió en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía, el Bien de Interés Cultural, con la tipología de Zona Arqueológica, denominado Ciudad Hispanorromana de Turóbriga y con la tipología de Monumento, el Bien denominado Ermita de San Mamés, en Aroche (Huelva).

DIRECCIÓN:
Carretera Nacional 433, 21240
Aroche, Huelva
Teléfono:
959 140 201 / 959 140 342
precio:
Gratuito 
Horario:
Del 14 de mayo al 30 de septiembre, martes a viernes de 08:00 a 15:00; sábados, domingos y festivos de 10:30 a 15:00. Cerrado los días 18, 19, y 20 de mayo (Romería de Aroche); 19, 20 y 21 de agosto (Feria de Aroche) Fuera de estos horarios se hacen visitas guiadas previa cita, con al menos 24 horas de antelación, en los teléfonos 959 140 201, 605 338 872, 678 030 86 y 600 288 246.
Del 1 de octubre al 14 de mayo, martes a viernes de 08:00 a 17:00; sábados, domingos y festivos de 10:00 a 17:00. Cerrado 1, 5 y 6 de enero, así como 24, 25 y 31 de diciembre. Fuera de estos horarios se hacen visitas guiadas previa cita, con al menos 24 horas de antelación, en los teléfonos 959 140 201, 605 338 872, 678 030 86 y 600 288 246.

noticias relacionadas